lunes 06.04.2020

El jefe de la UME afirma que las residencias sospechosas son casos "muy puntuales"

Los militares acuden al rescate de un centro investigado en Barcelona y los geriátricos privados alegan el colapso de las funerarias 
La UME, desinfectando hoy una residencia de mayores. XOÁN REY
La UME, desinfectando hoy una residencia de mayores. XOÁN REY

El jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME), teniente general Luis Martínez Meijide, afirmó este jueves que los casos de las residencias de ancianos que investiga la Fiscalía son "muy puntuales" y recordó que "se trata de un asunto muy sensible y doloroso" que ya está en manos de las autoridades judiciales. "No es una situación generalizada. Es un asunto que está siendo investigado y no me puedo pronunciar", indicó el general de tres estellas en una entrevista en Onda Cero. Martínez Meijide, que llegó a la jefatura de la UME en otoño pasado, siguió la línea marcada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Angel Villarroya, de reducir a "algunas" residencias o a casos "concretos" la situación hallada por los militares durante su visitas a los centros de mayores desde el miércoles 18 de marzo. En concreto, la UME intervino entre el miércoles y el domingo pasado en 41 residencias de al menos diez comunidades, según la reconstrucción que ha podido realizar este periódico. Y fue el lunes por la mañana cuando la ministra de Defensa, Margarita Robles, desveló en un programa de televisión que los efectivos de las unidad de desinfección se había encontrado situaciones "dramáticas" en estos lugares. "Vamos a ser absolutamente implacables y contundentes con el trato que se dé a los mayores en las residencias. El Ejército en algunas de sus visitas ha podido ver a algunos ancianos absolutamente abandonados, cuando no muertos en sus camas", reveló Robles.

Horas después, la Fiscalía ordenó abrir una investigación para determinar la gravedad de los hechos denunciados por la ministra. Encargó al fiscal del Tribunal Supremo, Manuel Dolz, la instrucción de estas diligencias y que recabara cuanta información fuera precisa sobre el estado de dichas residencias. "Se habría detectado la existencia de personas ancianas. Algunas de ellas estarían enfermas, residiendo en situaciones extremas y malas condiciones de salubridad, además de existir residentes fallecidos", decía la nota oficial. Ayer, los efectivos de la UME se tuvieron que desplazar de forma urgente a la residencia Santa Oliva de Olesa de Montserrat, en Barcelona, en respuesta al "llamamiento de auxilio urgente" realizado por el Ayuntamiento. El brote de coronavirus ha dejado ya nueve muertos y a los residentes no contagiados ante una situación "crítica" por falta de personal, ya que gran parte de la plantilla está de baja. "Alarma innecesaria" Este es uno de los dos centros de mayores sobre los que la Fiscalía Superior de Cataluña ha dado orden de abrir diligencias de investigación. El otro está en la localidad de Capellades, donde han fallecido doce personas.

El caso se asemeja a la intervención que ayer decidió realizar la Junta de Castilla y León en un geriátrico privado en el municipio burgalés de Adrada de Haza. Se trata del Valle del Cuco Ribera del Riaza, donde se ha denunciado la deficiente atención a sus 48 residentes por falta de personal y se dio traslado de la situación a la Fiscalía provincial.

Quien ayer salió a la palestra para defender al sector fue la Federación Empresarial de la Dependencia (FED). La patronal que agrupa a las clínicas privadas criticó en una carta abierta a la ministra por "crear innecesariamente una alarma social y una angustia" en las familias de los residentes. La misiva afirma que las declaraciones de Robles "cargan tintas contra personas que cada día dejan su hogar y vuelven a la lucha, con escasos medios de protección, sin tiempo para reponerse de la vivencia del día anterior". Y justifica la presencia de ancianos fallecidos por el colapso de los servicios funerarios y los protocolos en caso de muertos por coronavirus.

El jefe de la UME afirma que las residencias sospechosas son casos "muy puntuales"