domingo. 04.12.2022
ALFONSO IX ANTES QUE JUAN SIN TIERRA | EL VALOR DE UN TÍTULO

León destrona a Westminster

Surgen las primeras ideas para rentabilizar que la Unesco mete a León en la Memoria del Mundo: usar la marca ‘León cuna del parlamentarismo’, un congreso internacional y potenciar la ‘peregrinación laica’ .

Un día después de que la Unesco haya reconocido a León como cuna del parlamentarismo llegó el momento de las ‘medallas’. Todas las instituciones y partidos políticos se apuntan un tanto. Ya lo dijo Napoleón: «La victoria tiene un centenar de padres, pero la derrota es huérfana». Que las Cortes leonesas sean Memoria del Mundo supone destronar a Inglaterra, cambiar los libros de historia e incluir en ellos a la ciudad leonesa.

San Isidoro albergó las primeras Cortes con participación del pueblo 25 años antes de que el pérfido Juan Sin Tierra, hermano de Ricardo Corazón de León, sancionara la carta magna presionado por los nobles ingleses. Los ‘Decreta’ (documentos) que acreditan la celebración de las Cortes leonesas en el año 1188 han ingresado en el Registro de la Memoria del Mundo. El reconocimiento, sin embargo, es papel mojado si León no logra explotarlo. En apenas 24 horas han surgido ya algunas ideas para rentabilizar un hecho histórico que Gran Bretaña se ha arrobado durante siglos. Ahora le toca el turno a León.

Una injusticia histórica

La pregunta es obvia: ¿de qué sirve ser Memoria del Mundo? El que fuera director general de Archivos y Bibliotecas, el leonés Rogelio Blanco, ‘padre’ del proyecto que ha culminado con éxito en Gwangju (Corea del Sur), donde se reunió el comité de la Unesco que ha enmendado una injusticia histórica, propone tres iniciativas: solicitar un sello a Correos donde figure que León es la cuna del parlamentarismo, pedir a la Unión Europea que financie un congreso internacional sobre este acontecimiento y la publicación de un facsímil con los ‘Decreta’. Hay más ideas. La UPL reclama al Ayuntamiento «que coloque carteles a la entrada de la ciudad que recuerden que León es cuna del parlamentarismo y que utilice esta marca en todas sus comunicaciones oficiales, promociones turísticas o empresariales». Con seguridad, tendrá el respaldo del propio alcalde, Emilio Gutiérrez, que ayer expresó su deseo de que en adelante ‘León, cuna del parlamentarismo’ se convierta en la marca de la ciudad.

La Diputación Provincial anunció en un comunicado que utilizará el reconocimiento de la Unesco para promocionar León, porque «será un reclamo turístico e histórico más para visitar la provincia». Asimismo, propondrá la edición de un libro, dentro de la colección Breviarios de la Calle del Pez, que reunirá textos y opiniones sobre las Cortes de 1188.

San Isidoro, donde una piedra recuerda en el claustro que este edificio románico albergó la primera ‘curia regia’ con representantes del pueblo llano, se prepara para una ‘peregrinación laica’. Se acabó el hito de Westminster. Es la hora de la abadía leonesa. De momento, Francisco Rodríguez Llamazares, abad de San Isidoro, espera las primeras iniciativas de las instituciones leonesas y una nueva oleada de turistas, investigadores y curiosos, atraídos por el lugar en el que Alfonso IX convocó el primer Parlamento con participación de obispos, nobles y ciudadanos del reino.

Más oficial, el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, expresó ayer en una nota su satisfacción «por la incorporación de tres bienes españoles al registro de Memoria del Mundo de la Unesco».

En la web de la Unesco ya figuran los ‘Decreta’ de León de 1188 como «el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo».

Los diputados leoneses Eduardo Fernández y Alfredo Prada destacaron ayer que «con el respaldo de la Unesco a los Decreta de 1188 ya nadie puede cuestionar que León es la cuna del parlamentarismo en lugar de Westminster. Para Fernández, la repercusión no sólo se mide en términos de prestigio, por eso abogó por aprovechar este reconocimiento para potenciar el turismo cultural.

La Junta considera que el reconocimiento de la Unesco viene a corroborar la decisión del Consejo de Gobierno autonómico en febrero de 2011 de conceder el título de ‘cuna del parlamentarismo’ a la ciudad de León.

León destrona a Westminster
Comentarios