lunes. 27.06.2022

Endesa ha concluido en las últimas semanas el desmontaje del calderín y la estructura principal de la caldera del Grupo 2 de Compostilla, dentro del plan de desmantelamiento de la central térmica berciana que se puso en marcha en junio del año pasado. Una compleja operación técnica que ha echado abajo esta gran estructura de hierro y hormigón de nueve plantas y 45 metros de altura. El primer hito, si es que se puede calificar así,  de un proceso que se desarrollará todavía durante varios años, hasta 2025 en principio, según las previsiones de la eléctrica.

La torre, según explica Endesa en un video sobre el desarrollo de los trabajos, contaba en la parte superior, de los 25 a los 45 metros de altura, con una estructura de pórticos metálicos, y en la interior, de otros 25 metros, con pórticos de hormigón armado. Y en lo más alto, un calderín en forma de tubo, de 18 metros de largo y un diámetro de 1,80 metros, con un peso total de 130 toneladas, que también ha sido bajado al suelo.

undefined
Desmantelamiento de Compostilla II. DL

Tres grandes grúas

Los perfiles de hierro de la imponente estructura han sido cortados con grandes máquinas por los operarios que llevan a cabo las tareas de retirada de material de la antigua central para, posteriormente, ser bajados con la ayuda de tres grandes grúas.

En total, en el desmantelamiento de la central de Compostilla trabajan 156 personas de las que el 78,2 % son residentes en la comarca después de que Endesa optara por esta discriminación positiva para compensar la pérdida de empleo ligada a la central.

Dentro de la planificación del desmantelamiento, está previsto que el hito más relevante llegue  cuando las tres chimeneas y las dos torres de refrigeración de la planta sean demolidas con explosivos. A las primeras se les aplicará voladura direccional con caída completa, mientras que las torres de refrigeración caerán por desplome, volando los pilares y el anillo de soporte de dentro hacia afuera. Las chimeneas tienen alturas distintas, 120, 270 y 290 metros. Las torres de refrigeración, por el contrario, son iguales. Miden 109 metros de alto y su diámetro en la base es de 79,5 metros.

Aplica en el desmantelamiento los principios de la economía circular, con un sistema de demolición selectiva que permite reutilizar casi la totalidad de las 266.870 toneladas

La térmica de Endesa en Cubillos del Sil disponía de tres grupos activos, cuya potencia sumaba 1.051,7 megavatios (MW), que habían entrado en funcionamiento entre 1972 y 1985. Otros dos grupos más antiguos ya se encontraban en proceso de desmontaje cuando se cerraron  en 2020, después de permanecer en servicio desde comienzos de los años 60 del siglo pasado.

Endesa aplica en el desmantelamiento los principios de la economía circular, con un sistema de demolición selectiva que permite reutilizar casi la totalidad de las 266.870 toneladas de residuos. 

Las instalaciones de Cubillos ocupan unas 375 hectáreas y se distinguen tres zonas: un área que albergaba los grupos de generación eléctrica, otra que acogía los parques de transformación e instalaciones auxiliares, y el parque de carbones con el vertedero de residuos no peligrosos. 

undefined
Obras de derribo en Compostilla III. DL

Por zonas

El plan de demolición se está haciendo por sistemas e instalaciones homogéneas existentes en el emplazamiento. Así, la denominada Zona 1 está formada por los edificios de turbinas de los grupos 1, 2 y 3 y de los grupos 4 y 5. Incluye también los equipos de los grupos 3, 4 y 5, como generadores, turbinas, condensadores, calentadores y otras instalaciones asociadas.

La Zona 2 comprende las calderas, los precipitadores electrostáticos y los depósitos de agua desmineralizada.

La Zona 3 incluye las tres plantas de desulfuración de gases con sus componentes, el edificio de deshidratación de yesos, la planta de tratamiento de agua, la nave de bombas, el edificio eléctrico, las cintas y los silos de yesos.

La Zona 4 hace referencia a las llamadas «estructuras esbeltas»: instalaciones cuyo desmantelamiento y demolición se realizará mediante voladura, como las chimeneas y las torres de refrigeración, mientras que los edificios de silos de carbón lo serán por medios convencionales.

La Zona 3 incluye las tres plantas de desulfuración de gases con sus componentes

La Zona 5 se refiere al parque de carbones. Comprende todas las instalaciones propias del parque de almacenamiento, máquinas apiladoras, recogedoras, retroextractoras, trippers, edificio de trituración de carbón, torres de transferencia de mineral, edificios eléctricos de carboneo, torres de toma de muestras, básculas, tolvas de carbón, cintas de transporte de combustible, playas de descarga de carbón...

undefined
Desmantelamiento de Compostilla I. DL

Una obra gigante

La Zona 6 son los edificios y estructuras varias. En esta zona se han incluido aquellas instalaciones generales que quedan fuera del ámbito de actuación de las anteriores, como son el edificio de oficinas, el depósito de agua cruda y la zona de pretratamiento de aguas, las balsas de agua de refrigeración, almacenes y talleres.

Por último, la Zona 7 son los elementos singulares: el ferrocarril y galerías enterradas.

Cuando se aproxime la demolición de estructuras de obra civil, Endesa instalará en Compostilla un equipo de machaqueo con capacidad para tratar 300 toneladas de residuos de hormigón por hora. Contará con una machacadora de mandíbulas, un separador magnético para la segregación de las armaduras desprendidas y un cribado para la clasificación de los hormigones triturados. De esta manera se obtendrá una valorización del acero de armaduras y un árido reciclado que se empleará en el relleno de los huecos generados en las obras, explican desde la eléctrica. Se pretende mantener la cota de rasante del terreno actual, rellenando con los residuos los huecos que aparezcan tras la demolición. 

Con anterioridad a la  ejecución de los trabajos se ha procedido al desmantelamiento de las cintas y otros equipos de superficie que de otro modo habrían interferido en la clausura de los vertederos

La mayoría de los residuos de los materiales de yeso, las mezclas bituminosas, las tierras y rocas contaminadas, los revestimientos refractarios, los lodos que contienen sustancias peligrosas, los residuos cálcicos, las cenizas y las maderas con sustancias nocivas serán tratados por un gestor autorizado, excepto el hormigón resultante de la demolición, que se valorizará in situ. Únicamente se eliminarán sin reutilizar los restos para los cuales no exista otra solución, advierten los técnicos que trabajan en las labores de la central ubicada en Cubillos.

Para reducir en todo lo posible las afecciones al entorno, se sigue un exhaustivo plan de vigilancia ambiental, con especial atención a las emisiones y los vertidos durante la ejecución de los trabajos, manteniendo en funcionamiento la planta de tratamiento de aguas residuales de la parcela.

Con anterioridad a la  ejecución de los trabajos se ha procedido al desmantelamiento de las cintas y otros equipos de superficie que de otro modo habrían interferido en la clausura de los vertederos, que también se lleva a cabo. Para esta última actividad ya se ha completado el suministro del material de impermeabilización y sellado de superficies, dando sus primeros pasos hacia la clausura.

Además, se han vaciado los tanques de combustibles y aceites y se han desmontado cableado, cuadros eléctricos, luminarias, chapas y otro pequeño material. Todos estos residuos han sido gestionados siguiendo la normativa, valorizando y reutilizando el material siempre que ello ha sido posible. Igualmente se han iniciado los primeros trabajos de desmantelamiento en la zona de desulfuración de los grupos 4 y 5, procediendo a las actividades y tareas de desmontaje.

undefined
Desmantelamiento de Compostilla IV. DL

Iniciativas en marcha

Endesa promueve en el Bierzo el Plan Futur-e que busca desarrollar proyectos que palíen el cierre de la central térmica de Compostilla. Actualmente están aprobados siete proyectos y además Endesa ha dado luz verde a la utilización de equipos que se empleaban en la central para un proyecto adicional. Estas iniciativas generarán alrededor de 160 nuevos puestos de trabajo de forma directa con una inversión que supera los 260 millones de euros.

Y es que también quedarán elementos para la historia. Endesa donará 74 elementos que fueron utilizados en Compostilla a entidades del Bierzo sin ánimo de lucro que o bien mantendrán su uso, o serán expuestos como piezas únicas de museo, según los casos.

Estas ocho entidades locales de interés público que serán objeto de donaciones son el propio Ayuntamiento de Ponferrada, la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León, la Universidad de León, la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), la Fundación Santa Bárbara, el Hospital del Bierzo, el Centro de Formación Fuentes Nuevas y la Asociación Berciana de Agricultores, según hizo público hace unos meses la compañía eléctrica.

Así se desmantela Compostilla
Comentarios