miércoles. 17.08.2022

Desde que la actual reina emérita Doña Sofía visitara Las Médulas, se acercara al mirador de Orellán y comentase el impacto del feísmo de la cantera de caliza, en una zona turística de primer nivel, reconocida como Patrimonio de la Humanidad, la explotación de Catisa tenía los días contados. Todo aquello despertó un movimiento político encaminado a finiquitar la labor de extracción industrial de áridos en ese lugar determinado, por su impacto. A ello se sumó el declive económico del grupo empresarial que llevaba la explotación, seguido de un largo proceso concursal en los últimos años.

Eliminar el feísmo frente a las Médulas