jueves 6/5/21
Homenaje

Un monolito en la curva de Magaz recordará a los ‘paseados’ entre 1936 y 1945

Más de una treintena de personas asesinadas de y en Camponaraya
Todo está listo para colocar el 8 de mayo el monolito en memoria de las víctimas. L. DE LA MATA

Dos rectángulos de cemento, tres arbusto recién plantados que alguien se molesta en regar a diario y una cinta de rayas rojas y blancas marcan estos días en la curva de Magaz—otra curva de la muerte donde nada tienen que ver los accidentes de tráfico con su siniestro nombre— el lugar donde en unas semanas se levantará un monolito de piedra natural con una placa donde figuren los nombres de la treintena larga de personas asesinadas por la represión franquista de y en Camponaraya durante la década negra que va desde 1936 a 1945.

Aunque los promotores de una iniciativa que ha unido a Podemos, la Junta Vecinal de Magaz de Abajo, el equipo de gobierno socialista de Camponaraya y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), han preferido aplazar cualquier declaración, tras ser contactados por este periódico, por respeto a las familias de todos los asesinados con las que aún contactan estos días, la fecha para la colocación del monolito ya está confirmada; será el sábado 8 de mayo a mediodía cuando tenga lugar un acto en memoria de los ‘paseados’; los vecinos del municipio que murieron asesinados en otras localidades alejadas de Camponaraya y los de otros pueblos del Bierzo, traídos a la carretera de Magaz y enterrados en el entorno de la curva.

Será un acto apolítico, donde todo el protagonismo se lo llevarán los ‘paseados’. Aunque todavía habrá que esperar unos días para conocer los nombres que figuraran en la placa, entre ellos estarán las víctimas identificadas tras las primeras exhumaciones de cuerpos en el entorno de la curva allá por el año 2008. Ese año la ARMH exhumó dos fosas con restos de hasta 14 personas asesinadas y enterradas en las cunetas de la actual carretera autonómica LE-713.

Triángulo entre carreteras

Solo en la carretera de Magaz de Abajo, la cifra de víctimas conocidas de la represión franquista durante la guerra y los primeros años de la posguerra supera la veintena. Hay constancia de que otra decena de vecinos de Camponaraya fueron asesinados fuera del municipio y otro más en la cooperativa vinícola.

El monolito estará situado en el triángulo de terreno delimitado por la carretera LE-713, un camino vecinal y la calle La Reguera, separado del terreno por un reguero que ayer bajaba con algo de agua. Allí han estado trabajando estos días operarios del Ayuntamiento de Camponaraya para dejarlo todo listo para la colocación del monolito.

El terreno se encuentra frente al jardín de la vivienda donde la ARMH ya ha buscado, todavía sin éxito, los restos de Francisco Gundín, natural de Cobrana y antiguo marino mercante con base en el puerto de Newark, en Nueva Jersey que regresó al Bierzo, donde se casó y formó una familia con Sofía González. De ideas republicanas, en septiembre de 1936, un grupo de falangistas fue a buscarle a su casa y por el camino hacia el cuartel de la Guardia Civil en Bembibre también se detuvieron en Congosto para llevarse al matrimonio formado por Filomena Ferrera y José Soto. Un nieto de Francisco Gundín contactó hace más de diez años con la ARMH para recuperar los restos de su abuelo, en la misma fosa que los del matrimonio de Congosto. Pero una primera exhumación no sirvió para dar con ellos.

Un monolito en la curva de Magaz recordará a los ‘paseados’ entre 1936 y 1945