jueves 22/10/20

La pandemia inflige a la economía una caída histórica del 18,8% del PIB

El consejero Carriedo arroja dudas sobre una mejoría en la autonomía en septiembre
Carriedo presenta ayer la Contabilidad Autonómica. POOL/EFE

Los meses de mayor afectación sanitaria y económica de la pandemia de la Covid-19 se han traducido en un descenso de casi 19 puntos, el 18,8%, del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León durante el segundo trimestre del año, el peor de toda la serie histórica desde que se tienen datos.

Según los datos de contabilidad regional correspondientes a los meses de abril, mayo y junio, la Comunidad agrava la recesión ya registrada en el anterior trimestre, en el que se experimentó una caída del 3,2 por ciento del PIB, ha informado ayer el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.

Por ello, el titular de Economía y Hacienda ha resumido que el primer semestre del año cierra con una caída media de 11 puntos del PIB, algo que, ya de por sí, hace aventurar un «muy mal año» para la economía de la Comunidad, que aún así registra «mejor dato» que el conjunto nacional, aunque peor que la media de Unión Europea.

Dada la «gran incertidumbre sanitaria», Fernández Carriedo ha evitado realizar un pronóstico para los próximos meses, ya que los datos vendrán determinados por la «evolución sanitaria». «No habrá evolución positiva económica sin la sanitaria», ha pronunciado.

Asimismo, el consejero ha confiado en que el tercer trimestre del año arroje mejores datos que este finalizado aunque, en todo caso, «no serán mejores» que en el mismo periodo de 2019, ha expresado Fernández Carriedo, quien ha reconocido además que el mes de septiembre también está lleno de «incertidumbre» al coincidir con el fin del periodo estival.

LOS MÁS AFECTADOS

Como ha destacado el consejero, varios sectores productivos han registrado en los meses de abril, mayo y junio los mayores descensos en sus series históricas, como los casos de la industria (-22,8%), la construcción (-24,4%), la formación bruta de capital -inversión- (-27,8%) y el sector servicios (-18%).

Por el contrario, el sector primario de Castilla y León anotó en el segundo trimestre del año un crecimiento interanual del 7,7 por ciento, dado el «incremento de la producción agrícola» y a pesar del descenso de la ganadería.

En cuanto a la industria, mientras que las ramas energéticas descendieron un 2 por ciento interanual, las manufactureras acopiaron la mayor parte del descenso del sector, con una caída del 24,4 por ciento, especialmente graves en material de transporte, las de metalurgia y las de caucho y plástico.

En el sector de la construcción, este se ha visto «especialmente afectado» debido a la «práctica suspensión» de la edificación e ingeniería civil, que han llevado al sector a una caída del 24,4 por ciento en términos interanuales.

En servicios, el sector anotó un descenso de 18 puntos interanuales, con un decrecimiento en el componente de mercado y una «desaceleración» en los de no mercado.

En términos de demanda, el consumo final descendió un 14,2 por ciento en este segundo trimestre, con una caída del 20 por ciento del consumo de los hogares, mientras que las administraciones públicas registraron un crecimiento del 3,4 por ciento de su consumo, derivado de las necesidades de equipamiento médico.

Finalmente, en lo referido al empleo, este anotó una variación interanual del -11,6 por ciento, con un descenso en el empleo de todos los sectores productivos superiores a los registrados en el primer trimestre del año.

PRESUPUESTOS, EN OCTUBRE

En cuanto a los tiempos que maneja la Junta para la presentación de los presupuestos de la Comunidad Autónoma, el consejero de Economía y Hacienda ha asegurado que su departamento trabaja desde hace tiempo en ellos, con el horizonte de su presentación a mediados del mes de octubre, como determina la ley.

Carriedo ha contabilizado hasta cinco «incertidumbres» que giran en torno a estas Cuentas, como son la evolución de los ingresos; el escenario de déficit y deuda de las comunidades autónomas, los fondos europeos y su nuevo marco financiero, los ingresos tributarios propios que, «no se verán modificados» y, finalmente, la disposición del fondo no reembolsable en 2021 para las comunidades.

Por todo ello, el consejero ha reconocido que el Ejecutivo autonómico trabaja en unos presupuestos partiendo de un escenario de «indefinición», que espera, no obstante, consensuar con el resto de fuerzas políticas en la Comunidad.

A tal fin, Fernández Carriedo ha recordado que la Junta tenía previsto reunirse con los portavoces de los principales partidos políticos en la Comunidad este viernes, aunque dada la coincidencia esa fecha de la celebración de la conferencia de presidentes autonómicos, esta cita presupuestaria se pospondrá hasta la semana que viene sin fecha cerrada, ha concluido.

La pandemia inflige a la economía una caída histórica del 18,8% del PIB