domingo 23.02.2020
LA ÚLTIMA DEL DIARIO

Las cunetas de la represión

Los dos nuevos tomos de la colección de libros sobre la Guerra Civil que ofrece Diario de León ponen nombres a las víctimas.
Máximo Blanco (fusilado en Ponferrada) y su esposa, Alberta González
Máximo Blanco (fusilado en Ponferrada) y su esposa, Alberta González

Los dos nuevos tomos de la colección de libros sobre la Guerra Civil en León que se podrán conseguir con el Diario de León a partir de este domingo, 12 de mayo, y el próximo, 19 de mayo, abordan la represión practicada por los sublevados en la provincia desde el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Los numerosos nombres y datos recogidos en los dos volúmenes, primera y segunda parte de La represión en León, demuestran que la instrucción dada por el general Mola a los conjurados en la conspiración, indicando que «la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo», llenó los pueblos, carreteras y cunetas leonesas de cadáveres, como ocurrió en el resto de España.

Jerónima Blanco y su hijo Fernando, asesinados ante su casa en Ponferrada en 1936.

Los coordinadores de la obra, Wenceslao Álvarez Oblanca y Víctor del Reguero, ceden en estos dos tomos la pluma al historiador berciano Alejandro Rodríguez Gutiérrez, que divide los tipos represivos entre los paseos y los fusilamientos, contextualizándolos en cada momento y en cada circunstancia. El autor explica que, con la represión violenta y su exhibición pública, los golpistas «consiguen no solo asesinar a la víctima, sino implantar el miedo y el terror en los lugares en los que dejan sus cuerpos, obligando en muchos casos, bajo amenazas, a los propios vecinos a enterrar los cuerpos en los lugares del asesinato».

Ismael Escudero, asesinado en Salientes. 

En el caso de la represión incontrolada, la de los paseados, se recogen datos y documentos acerca de la aparición de cadáveres de desconocidos en multitud de parajes de la geografía leonesa: El Rabizo, el campo de Fresno, Mansilla de las Mulas, El Manzanal, Ardón… y de alguna forma se devuelve a muchos de ellos su identidad a través del libro. Rostros y datos de personas anónimas.

Las cunetas de la represión
Comentarios