domingo 22/5/22

Durante el año 2020, que coincide con las dos olas más letales y mayor exceso de mortalidad, en la provincia de León se produjo un exceso de 1.522 muertes respecto al promedio de mortalidad de los años 2015-2019. Porcentualmente, son un 24,6% de más. Castrillo de la Valduerna fue el municipio con un mayor exceso de muertes, un 233% más que el promedio de 2015-2019, según cálculos realizados a partir de los datos publicados en el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre mortalidad por municipios. En Bercianos del Real Camino se alcanzó el 200% de mortalidad respecto al promedio de los cinco años anteriores; en Mansilla Mayor el exceso de mortalidad fue del 190% y en Villademor de la Vega del 167%. Sancedo alcanzó un exceso de mortalidad del 159%; Campo de Villavidel tuvo un exceso de muertes del 150%; Castrotierra de Valmadrigal subió su mortalidad al 133%, al igual que San Millán de los Caballeros. Joarilla de las Matas experimentó un exceso de mortalidad del 129%, igual que Zotes del Páramo. Villamartín de Don Sancho tiene un exceso de muertes del 127% y Cabreros del Río alcanzó hasta un 126% más de muertes, mientras Reyero llegó al 122%, Bercianos del Páramo al 115% y Villamoratiel de las Matas al 100%.

En León capital el exceso de mortalidad fue del 22% y en Ponferrada del 24%, mientras que San Andrés del Rabanedo tuvo un 39% de defunciones de más respecto a los cinco años anteriores y Villaquilambre del 19%. Entre los municipios más destacados de la provincia, La Bañeza el exceso de mortalidad fue del 67%, en Astorga del 24% y en Villablino del 26%. En Bembibre la mortalidad superó un 36% la media de los cinco años anteriores en lo peor de la pandemia. En Fabero se registraron un 30% más de muertes en el peor año del covid y en Valverde de La Virgen un 27% de más. En Sariegos el exceso de mortalidad fue del 69%.

En términos absolutos, el mayor exceso de mortalidad de 2020 se dio en León capital con 339 muertes más que la media de cinco años atrás, seguido de Ponferrada con 165 muertes de más y en tercer puesto La Bañeza, con un exceso de 101 defunciones. San Andrés del Rabanedo, el tercer municipio en población, tuvo 87 muertes de más; Astorga, 41,8; Bembibre, 38; Villablino, 34; La Pola de Gordón, 26 (45% de más en términos porcentuales); de 23 en Cacabelos (32% muertes de más), entre los municipios más destacados.

En cambio, en un total de 54 municipios la mortalidad de 2020 fue inferior a la registrada de media en el periodo 2015-2019. Es el caso de Vegacervera, Acebedo, Santa Cristina de Valmadrigal, Molinaseca, Peranzanes, Valdesamario, Valverde-Enrique, Cebanico, Grajal de Campos, Escobar de Campos, La Vecilla, Puebla de Lillo, Villamol, Sabero, Campazas, Villazanzo de Valderaduey, Candín, La Ercina, Gusendos de los Oteros, Barjas, Cabrillanes, Pozuelo del Páramo, Santa María del Monte de Cea, Palacios del Sil, El Burgo Ranero, Vega de Valcarce, Toral de los Guzmanes, Villaquejida, Las Omañas, Santas Martas, Torre del Bierzo, Castrocalbón e incluso municipios como Boñar, Carrizo, Santa María de Ordás y Valencia de Don Juan cuyas zonas básicas de salud están entre las más altas en cuanto a mortalidad por covid. Cistierna también tuvo menos muertes en 2020 que en los años precedentes al covid, al igual que Soto y Amío o Villaturiel.

Las 1.522 muertes de más en lo peor de la pandemia por municipios