jueves. 08.12.2022
Todavía hay demasiados enigmas. La campaña de excavaciones que acaba de comenzar en la ciudad de Lancia y que se prolongará hasta mediados de agosto pretende resolver algunos. Con un presupuesto de 30.000 euros (cinco millones de pesetas) y un equipo de una veintena de estudiantes de varias universidades -en turnos de quince días-, el Instituto Leonés de Cultura llevará a cabo, por séptimo año consecutivo, nuevas prospecciones en el yacimiento de Villasabariego. En los próximos días, los trabajos se centrarán en limpiar la hectárea de terreno propiedad de la Diputación, en la que, básicamente, se han concentrado todas las excavaciones. Sin embargo, este año, Jesús Celis, técnico de Patrimonio del Instituto Leonés de Cultura, adelanta que sus intenciones son ampliar las catas fuera de este perímetro, con el fin de localizar nuevas estructuras prerromanas del asentamiento astur que fundó Lancia. Igualmente, las investigaciones se dirigirán a la zona en la que el verano pasado se localizó el primer edificio privado. Las primeras hipótesis apuntan a que se trataría del taller de un artesano, al encontrarse restos de molinos de molturación de grano y numerosas astas de ciervo, utilizadas como mangos en la fabricación de herramientas. En otras áreas del yacimiento se efuctuarán sondeos más profundos, para alcanzar los niveles constructivos de la época alto imperial. Este verano, además, el Instituto Leonés de Cultura ha previsto realizar una prospección de todo el yacimiento, para buscar indicios u objetos en superficie que permitan distinguir las zonas más «interesantes» para futuras excavaciones, así como elaborar el Plan Director de Lancia, en el que se recogerán las actuaciones a corto, medio y largo plazo. Desde el año 1996, en que comenzaron las campañas de excavaciones, se han localizado el mercado y restos del primitivo asentamiento astur -desenterrado bajo unas termas romanas-, se han detectado períodos que no se conocían y existe un idea más aproximada del urbanismo de la ciudad, especialmente del trazado de las calles y de la red de abastecimiento, al localizarse una red de tuberías de plomo y parte de las cloacas. Desde el Instituto Leonés de Cultura se ha denunciado la devastación de parte de Lancia, por efecto de los arados, como se comprobó el año pasado al descubrir varios muretes de la última fase de ocupación del yacimiento, de finales del siglo IV o principios del V, muy dañados por las tareas agrícolas. Sin embargo, de las 50 hectáreas que ocuparía el yacimiento, sólo una hectárea es propiedad de la Diputación, otra parte son terrenos comunales y el resto, de particulares. Bajo el suelo cultivado, a escasos metros de profundidad, se encuentran singulares construcciones, como el foro romano y otros edificios emblemáticos de la ciudad más importante de los astures, con una población estimada de 1.500 habitantes. Pese a ser un suelo protegido, por el evidente interés arqueológico, la ley no establece ninguna incompatibilidad respecto a su uso agrícola. Aunque en varias ocasiones la Diputación expresó su disposición a ampliar su pequeña parcela, en realidad nunca ha habido una oferta en firme. Visitas al yacimiento A partir de hoy y hasta el mes de septiembre, se inician las visitas guiadas al yacimiento y al aula arqueológica, donde se muestran algunas de las piezas localizadas en Lancia. La entrada es libre y gratuita y el horario de visitas es de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30, de miércoles a domingo. Es posible que en el mes de agosto, al igual que el año pasado, se habilite una línea de autobuses para visitar la ciudad astur. Un amplio muestrario de piezas y objetos de todas las campañas se ehxiben de forma permanente en la sede del Instituto Leonés de Cultura, en el edificio Fierro.

A la conquista de Lancia
Comentarios