jueves. 01.12.2022
CAMPOSAGRADO09_22355365_med
Santuario de Nuestra Señora de Camposagrado. DL

Xubiendo pola parte alta del Sil chégase a un val.le que sal a la esquierda hasta’l guapísimu pueblu de Teixéu, que tien alredor montes con fayas, bedules ya teixos (aiquí ta l’orixe del nome) a esgaya. Si siguimos esde Teixéu pol ríu Fontaninas chegamos a una campa que tien el nome de Campusagráu. Asóciase esa pradera d’altura con una l.lienda que diz qu’hubo una griesca entre cristianos ya mouros. Paez que n’honor de los muertos chamóuse’l sitiu Campusagráu, tierra sagrada pa los héroes que cayeran na batalla. La fantasía chega a dicir que’l mesmu Pelayu participara nesta sangrienta griesca.

Paez qu’esti topónimu, esti nome de Campusagráu, va xunidu a la l.lienda de ser un sitiu sagráu ya semáu pola sangre cristiana. Asina pasa tamién nel casu del Santuariu del mesmu nome, que tien dúas puertas: una que da pa Rioseco de Tapia, que perteneciera hasta van non muitos anos a la diócesis d’Uviéu, ya outra que sal pa contra Benllera, de siempres na diócesis de L.lión.

Precisamente güei, l’ochu de setiembre, la Virxen del Santuariu de Campu Sagráu tien el sou día grande. Esta mesma Virxen fuera la qu’ayudóu, según la fantástica tradición, a los cristianos pa ganar na batalla. Nun entraremos aiquí na cuestión de la verdá hestórica, que debíu sere bien distinta, porque agora interésanos la creatividá popular, que va texendo con símbolos ya anacronismos guapas representaciones del pasáu pa vivir el futuru. Lo que sí nos interesa destacar yía qu’hai un pequenu arquetipu que se repite por distintos l.lugares onde s’afilvanan símbolos fuertes como la sangre ya l’espaciu del mundu sa(n)gráu. Na mente humana nun hai cousa que más xustifique la sacralización d’un territoriu que la sangre arramada.

Nun sitiu tan emblemáticu como esti nacen hestorias a farta. A mi chamóume siempres l’atención una que diz que nel sieglu XIX una xente que venía de L.laciana entróu nel santuariu ya apoderóuse de las andas de la Virxe ya terminanon fayendo una procesión profanadora alredor de la ilesia. Dizse qu’aquel.la fuera, entós, una celebración demoníaca, una xuerga satánica ya agresiva. Ya nun yía una cousa rara esta calificación: cuando yía fuerte la creyencia nos dioses buenos, cuando la fe en Dios yía poderosa, entós tamién yía muitu grande la creencia nos diaños. Agora yá nun asusta’l diañu ya hasta paez que nun somos a tomalu más qu’en broma. ¿Por quéi? La mente del home muévese pola l.lei de la proporción ya l’equilibriu: si mermóu’l respetu al poder de las figuras divinas positivas, porque menguóu la creyencia nos dioses buenos, necesariamente baxa tamién el poder de los malos.

Campusagráu
Comentarios