lunes. 27.06.2022

Juan Carlos Uriarte contra un virus

El artista leonés presenta ‘Viacrucis para una pandemia’ como una serie de obras surgidas desde el nuevo tiempo

Esta historia con mucha letra acaba siempre en pintura y música. Cuando Johnny encontró a Belén ya los dos estaban cada uno a lo suyo, que les conduciría a ellos. Difícil conjugación sería aunque sean un clásico en León, pero más, sobre todo, un prodigio de arte. Tal vez por eso llega lo nuevo de Juan Carlos Uriarte subido a las bellas palabras de Belén Ordóñez. Lo que se traía entre manos y deja ahora a la vista se le ocurrió en plan: yo contra el virus. O: no me dejéis solo. Puede ser. Como la cosa no se fue (ahí está la gente haciéndose tests), llega Uriarte ahora con Viacrucis para una pandemia, hoy en el Camarote Madrid, en forma de pasado presente. Y he aquí la letra; que es Belén Ordóñez la que introduce en este caso lo que inventa el artista.

«Cuando las dificultades aparecen sin oxígeno, nos despertamos con la falta de libertad que nos hace caminar por espacios desconocidos. Como si se tratara del viaje de Dante y la Divina Comedia, el alma transita por las estaciones a través de paisajes profundos y abstractos», relata por escrito Belén Ordóñez Badiola.

Viacrucis para una pandemia aparece como una recopilación de sensaciones que habitaron en la memoria de esos días que son antes y ahora y que en las creaciones de Uriarte cuentan con todos sus recursos artísticos.

sensaciones flexibles

Así, prosigue Belén Ordóñez, pianista que escribe como ya lo ha hecho en su libro Relatos entre notas (para músicos y otras especies): «Paisajes que se entreveran con la desgracia que quiere huir del pensamiento, aunque todavía no lo consigue. Las turbulencias de sensaciones flexibles y multiformes contrastan con la fortaleza de los arcos compactos y equilibrados que protegen la expansión, a pesar de las pequeñas ranuras que algunos labran poco a poco sin pensar. El carácter de este vía crucis para una pandemia nos coloca en un lugar diferente a todo lo vivido. Ahora la sabiduría hace su función para evitar que todo se desmorone».

Y explica como continuación del relato artístico este tiempo de incertidumbres cotidianas que se han convertido en la normalidad de lo desconocido.

Juan Carlos Uriarte contra un virus
Comentarios