miércoles 24/2/21
Arte

León vuelve a salir a subasta

Los ‘clásicos’ leoneses circulan nuevamente por las casas de subastas. La firma madrileña Alcalá acaba de vender cuatro tablas del Maestro de los Santos Juanes, activo en la diócesis de León entre 1525 y 1550.
‘Predicación de San Juan Bautista’, ‘Milagro del dedo de San Juan Bautista’ y ‘Jualiano el apóstata quema los huesos de San Juan Bautista’. ALCALÁ
‘Predicación de San Juan Bautista’, ‘Milagro del dedo de San Juan Bautista’ y ‘Jualiano el apóstata quema los huesos de San Juan Bautista’. ALCALÁ

Su identidad es un misterio. En el mundo del arte se le conoce como Maestro de los Santos Juanes. Estuvo activo en la diócesis de León entre 1525 y 1550. Partiendo de un estilo deudor de Juan de Flandes y del Maestro de Astorga, incorpora la influencia de Juan de Borgoña y, más tarde, el manierismo de Rafael. La firma madrileña Alcalá acaba de subastar un conjunto de cuatro tablas del artista leonés por 73.000 euros.

Se trata de cuatro obras fechadas hacia 1525-1530 y que previsiblemente formarían parte de un mismo retablo dedicado a San Juan Bautista en alguna iglesia del sur de la diócesis de León o en zonas limítrofes, donde desarrolló la mayor parte de su actividad pictórica. Lo cierto es que las cuatro pinturas tienen prácticamente las mismas medidas (125 por 88 centímetros).

Las obras vendidas son: San Juan Evangelista reconstruye unas piedras preciosas ante el filósofo Cratón (19.000 euros), Juliano el apóstata quema los huesos de San Juan Bautista (15.000 euros), Predicación de San Juan Bautista (19.000) y Milagro del dedo de San Juan Bautista (20.000 euros).

El retablo de la iglesia de El Salvador en Mayorga sería obra de este mismo autor, al que en ocasiones se ha confundido con el Maestro de Astorga. Los expertos han apuntado su filiación con la pintura renacentista leonesa, en concreto con el círculo de Francisco de Carrancejas (colaborador asiduo de la Catedral de León desde 1556, donde se le nombró maestro pintor) y con Cristóbal de Colmenares (autor de los retablos de Joara y La Antigua).

pintura
‘San Juan reconstruye unas piedras preciosas ante Cratón’. ALCALÁ

Según la investigadora Irene Fiz, del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, «nos hallamos ante un maestro de gran calidad, con un estilo muy personal, que sabe evolucionar a lo largo de toda su obra. Encontramos influencia sobre todo de Juan de Flandes y de maestros locales más humildes como el de Astorga. Esta doble influencia es patente sobre todo en el gusto por la espacialidad, por las atmósferas diáfanas, de luz matizada y por el amor al paisaje. No es extraño que los estilos del Maestro de los Santos Juanes y del Maestro de Astorga se hayan confundido en ocasiones. Pero el primero no es un mero seguidor de este último, con quien pudo haberse formado. Tienen puntos de contacto pero siguen caminos diferentes, y en obras conjuntas como la de Cisneros es patente la superioridad del de Astorga ante su rival más joven».

Los personajes secundarios

Alcalá destaca en el catálogo de la subasta que el Maestro de los Santos Juanes «llena sus composiciones de personajes secundarios, sin un papel en la historia narrada, con el fin de escalonar la composición y mostrar su interés por los espacios». También llama la atención sobre los rostros masculinos de perfiles aguileños, sobre todo en los ancianos de largas barbas, pelo rizado y mal afeitados; así como los tocados de las mujeres, muy en la moda de los años 1520- 1550.

Irene Fiz atribuye al artista leonés la autoría de cuatro tablas que se hallaban en la iglesia de Campazas y hoy están en manos privadas. Asimismo, el artista leonés sería autor de las seis tablas del retablo de la parroquia de San Clemente en Escobar de Campos. Se trata de uno de los retablos laterales de esta iglesia, cuya torre, que lleva años en situación precaria, podría caerse y destruir el templo.

El Maestro de Palanquinos, junto a su discípulo más aventajado, el Maestro de Astorga, son dos de los artistas leoneses más enigmáticos, cuyas obras, perdidas durante siglos, han empezado a ser habituales en las subastas. Tablas de estos pintores se han vendido en los últimos años por precios que oscilan entre los 25.000 y los 30.000 euros; poco más de lo que se ha pagado por las cuatro tablas del Maestro de los Santos Juanes. Aunque hace tres años La Piedad, del Maestro de Palanquinos —contemporáneo de Leonardo Da Vinci—, con un precio de salida de 27.000 euros alcanzó los 75.000 (90.750 euros sumando comisión e impuestos). Sin duda, el artista leonés más cotizado es Nicolás Francés, autor del retablo original de la Catedral de León. En 2015 Christie’s retiraba en el último momento una tabla de Nicolás Francés, La misa de San Gregorio, que tenía un precio de salida de medio millón de dólares.

León vuelve a salir a subasta
Comentarios