lunes 18.11.2019
OBITUARIO

Muere Ernesto Escapa, el gran columnista político

El editor, crítico, periodista, escritor y columnista político de Diario de León ha fallecido a los 65 años

Ernesto Escapa. BRUNO MORENO
Ernesto Escapa. BRUNO MORENO

Tenía una prosa contundente y pocos pelos en el bolígrafo, la pluma y la palabra. Sus columnas eran como un dardo sobre la actualidad más pegada a esta tierra. Lo mismo que sus intervenciones en televisión. Casi nada se le escapaba. Y tenía la sorna suficiente como para analizar sin herir. O sin herir mucho. Una extraña cualidad periodística en estos tiempos. 

Era una delicia leer lo que escribía. Por el contenido y por cómo lo hacía. Ernesto Escapa ha fallecido esta madrugada en Valladolid, ciudad en la que residía. El análisis político, el columnismo clásico, el género de opinión se queda huérfano de un gran personaje. Especialmente el Diario de León, en donde escribía tres columnas semanales, Fuego amigo, Verlas venir en las páginas de Opinión e información general, y en El Filandón, el suplemento cultural del Diario, otra, El territorio del nómada.

Hombre de una amplia cultura, respetuoso, educado y buena gente, tenía 65 años, una edad a la que no hay que morirse.

Ha trabajado hasta el último momento. Su última columna en el Diario, hace apenas un mes, deja huella de una larguísima trayectoria.

Ha sido editor, crítico, periodista, escritor y animador cultural. Asiduo de todas las tertulias, le gustaba la palabra, esa que pronunciaba con vozarrón de gran hombre, al que acompañaba su físico y su talento.

Fumador empedernido, le gustaba la buena vida, disfrutar de sus amigos, degustar la despensa de la tierra y compartir viandas y vivencias.

Nació en Carrocera, un pueblo de la montaña central leonesa, en 1954. Entró de lleno en el análisis en los periódicos Informaciones, Pueblo El País y en las revistas Triunfo, Reseña, Índice, Mundo Joven y La Estafeta Literaria.

En 1973 obtuvo el Premio Nacional de Novela Universitaria por Legado de sombras. Ha sido miembro del jurado de los Premios Nacionales de la Crítica, responsable del primer Congreso sobre Literatura Contemporánea en Castilla y León (1985) y coautor del catálogo Escritores de Castilla y León (2006).

Entre 1983 y 1987, fue jefe de Gabinete de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León en el mandato del socialista Demetrio Madrid. Durante dos décadas dirigió la editorial Ámbito. En 1989 recibió el Premio Castilla y León de Ciencias Sociales y Humanidades. En 2004 fue galardonado con el Premio de Periodismo de la Fundación del Patrimonio por sus reportajes sobre el Camino de Santiago.

Es autor de obras de referencia como Citas de pasión sobre la Semana Santa en Castilla y León, Rincones mágicosTierra de horizontes y Pueblos en la naturaleza, Grandes monasterios o Rutas de senderismo

Ha muerto de un cáncer de pulmón que no logró retirarle de una de sus grandes pasiones: la escritura. La otra era la vida. La cultura de esta tierra llora la partida de un gran hombre.

El funeral será este sábado en la iglesia parroquial de Trigueros del Valle, en Valladolid, a las 12 de la mañana, y la inhumación en el cementerio de esa localidad. La capilla ardiente está instalada en el Tanatorio de Las Contiendas, en Valladolid, en la sala número 3.

Su última columna: Pinceles remotos

 

Ernesto Escapa. RUBÉN CACHO

Ernesto Escapa. RUBÉN CACHO

Álbum de afectos

Al llegar a determinada edad, las encrucijadas de la vida suelen reservar más sorpresas ingratas que felices, porque asomamos a un tiempo en que empiezan a faltarnos algunos de nuestros colegas tempranos, que al cabo son los de memoria menos efímera y permanente. También es verdad que para no estomagar y ayudar a digerirla, la realidad suele combinar aspectos festivos con acontecimientos fúnebres, habituándonos a la expectativa del cambio de tono cuando los días se oscurecen.

Precisamente ayer se celebró en Acebedo el funeral por mi compañero de internado y estudios Emiliano Álvarez Teresa, fallecido hace unos días en Bilbao, víctima del cáncer. Volvimos a vernos hace un par de años, en alguna de las comidas que convoca Nicanor Martínez, en su papel de ancla para nuestros encuentros colectivos en León, después de la lejana convivencia diaria del internado, abrochando con afecto y complicidad los años de distancia que establece el paradero, la evolución y el oficio de cada cual. A partir de ahora, la ausencia de Emiliano, que viene a sumarse a otras pérdidas precedentes, nublará un poco nuestro encuentro navideño.

Pero ya decía que la vida avanza a base de contrapuntos, una alternancia necesaria como engranaje para sostener la ilusión de seguir adelante. Y si del grupo fundacional del seminario me golpeó esta semana una muerte, de la escala sucesiva del Jesús Divino Obrero me alcanzó la noche del jueves la celebración para hoy del júbilo con homenaje como médico de Sariegos de mi veterano compañero omañés Alfredo García, que cumplió sus etapas previas sanitarias en La Magdalena, donde actuó como solícito médico de familia para mis padres, en Murias de Paredes, que es su pueblo de residencia y exquisito laboreo artesanal, en Corbillos, en Gusendos y Villaturiel, hasta remontar al inicial y ya lejano San Esteban de Nogales. También recuerdo de este verano el encuentro en la plaza de las Palomas con otro colega médico del Obrero, Mario González, a quien me localizó poco después Florencio Carrera en Santa María del Páramo, que ya me anticipó su jubilación al concluir este año.

Esta cadena de abandonos profesionales nos va dejando a los resistentes a solas con la nostalgia, sentimiento que no admite la trampa del olvido, pero estimula la evocación del tiempo compartido, aunque en el Obrero mi grupo carece del ancla que fije encuentros y formalice la secuencia de una cita al año como poco. Ahora yo echo en falta la ocasión de recordar las peripecias de aquel tiempo de internado en que fuimos tan felices como obligaba una edad sembrada de expectativas y adornada con proyectos de vida. Una vida laboral que vamos despidiendo con la obligación de no apagar ilusiones ni prescindir de proyectos.

Artículo de Ernersto Escapa, publicado en Diario de León, el 17 de Noviembre del 2018

Muere Ernesto Escapa, el gran columnista político
Comentarios