miércoles. 10.08.2022
Patrimonio

Tres opciones para los cubos de la Muralla de Carreras

Sólo una de las propuestas municipales deja a la vista restos arqueológicos

El Ayuntamiento de León insiste en enterrar los restos arqueológicos de los cubos de la Muralla de la calle Carreras. Sólo una de las tres propuestas que debatirá la semana próxima la Comisión de Patrimonio contempla la exhibición de parte de las ruinas. En ningún caso se recupera el nivel original de los cubos, cosa que sí se hace en la Era del Moro.

La Comisión de Patrimonio, que rechazó el anterior proyecto municipal el 30 de mayo, pidió al Ayuntamiento de León que presentara «una propuesta de integración en el proyecto de los restos arqueológicos excavados que permitan su conservación, exhibición, recreación y puesta en valor, ya que estos restos presentan tramos que forman parte del monumento».

Tras casi dos meses, el departamento de Urbanismo que lleva la obra de peatonalización de la avenida de Los Cubos y la calle Carreras ha redactado un proyecto con tres propuestas. Dos de ellas priman la recreación de los cubos sobre el pavimento de la calle peatonal y una tercera la exhibición parcial. La Comisión de Patrimonio decidirá el lunes sobre estas propuestas, a partir del informe de la ponencia técnica. La oficina de la Alcaldía ha comentar las propuestas en tanto no haya una decisión oficial.

La primera opción que plantean las arquitectas municipales consiste en hacer un recrecido, de unos 40 centímetros, sobre los tres cubos que están en mejor estado de conservación —los más cercanos a Puerta Castillo— con el relleno de toda su superficie a la misma altura. Los cuatro cubos restantes se dibujan sobre el pavimento con el mismo tipo de empedrado con el que se rellenan los cubos recreados.

La segunda opción solo contempla la recreación de los cubos sobre el pavimento, diferenciando el color del resto de la calle con la parte correspondiente a la superficie de los cubos.

La tercera opción que el Ayuntamiento de León plantea a Patrimonio es la exhibición parcial de los restos de tres de los cubos, los tres más cercanos a Puerta Castillo. En esta propuesta, una barandilla de seguridad separa el perfil de los cubos de la calle peatonal. Los restos quedan encajados en un foso perimetral de unos 80 centímetros de anchura por medio metro de profundidad, mientras que el resto de la superficie se regulariza con una pequeña pendiente para salvar los problemas de drenaje.

En esta opción, los cuatro cubos restantes se recrean sobre la superficie del pavimento, tan solo marcados con diferente color a la calle para que se reconozca su perfil. Como elemento singular, el cubo que hace esquina con la avenida de los Cubos se dibuja con forma cuadrangular a pesar de que la excavación arqueológica no pudo determinar si esta torre fue cuadrada o redonda (como aparece en los planos antiguos de la ciudad).

Los cubos de la calle Carreras fueron derribados a principios del siglo XX para abrir un vial —la carretera de Santander— con lo que se elevó el nivel de la calle. Desde entonces quedaron sumidos en el olvido. Hasta los años 60 no se prestó atención a este lienzo de la Muralla de León, en el que los derrumbes eran constantes debido a la mutilación que había sufrido el monumento.

Los arquitectos Luis Menéndez-Pidal Álvarez y Francisco Pons Sorolla dirigieron las obras que cosieron las heridas levantando siete paredes —una por cada cubo— de cantos rodados, ladrillo y hormigón con el fin de que se diferenciara de la muralla original, en gran parte producto de las reformas de época medieval. Además, se reconstruyeron con sillarejos los arranques «hasta que puedan ser reconstruidos algún día los desaparecidos cubos en este importante lienzo de la Muralla de León».

Tres opciones para los cubos de la Muralla de Carreras
Comentarios