lunes. 27.06.2022

El área arqueológica de Pompeya, la ciudad del sur de Italia destruida en el 79 dc. por la erupción del Vesubio, presentó ayer uno de los hallazgos de sus últimas excavaciones: un termopolio, el lugar donde se servía comida y bebida a los habitantes, que destaca por su «excepcional decoración» y los restos de alimentos que se encontraron aún en su interior, y que se podrá visitar a partir del 12 de agosto.

Aunque en Pompeya se han localizado unos ochenta termopolios, este último forma parte de las nuevas excavaciones que se están realizando en la Regio V del área y cuenta con unos impresionantes decoraciones en buen estado de conservación que representan imágenes de una ninfa marina a lomos de un hipocampo y de «animales que probablemente se preparaban y vendían en el propio local».

Los termopolios, restaurantes donde se vendían comidas calientes y bebidas, «estaban muy extendidos en el mundo romano, donde era costumbre para las clases medias y bajas comer fuera de casa».

Este espacio, fue descubierto en unas primeras intervenciones en 2019- Posteriormente se completaron en 2020, dada la excepcionalidad de sus dibujos, para restaurar el ambiente y los elementos decorativos presentes. Era costumbre de los pompeyanos consumir alimentos y bebidas calientes al aire libre, y los arqueólogos y expertos que trabajan en el parque arqueológico llevan meses estudiando el material para comprobar cómo este descubrimiento puede ampliar el conocimiento sobre los hábitos alimentarios de la época romana.

Entre los trabajos de conservación del termopolio, se ha realizado una nueva cubierta de madera para proteger el mostrador pintado, y se ha procedido a la remodelación del antiguo voladizo, sobre el que se ha colocado parte del pavimento original encontrado durante la excavación.

Pompeya se enriquece con la apertura de un gran termopolio
Comentarios