miércoles 18/5/22

«El sufrimiento nos hace más sensibles»

Ana Blandiana, reconocida poeta rumana, pasó por León gracias a Leteo
                      Ana Blandiana dejó patente en León su saber poético. DL
Ana Blandiana dejó patente en León su saber poético. DL

En una semana tan literaria como es esta las palabras de la poeta ruamna Ana Blandiana suenan a la obligación de ser escuchada. por ejemplo, si se le pregunta por la necesidad de la poesía cuando decimos que nunca ha sido tan necesaria la poesía como ahora. Y esto se repite a lo largo de los siglos. ¿Hay que exigirle tanto a la poesía? «Es evidente que la poesía es necesaria, sobre todo en tiempos de penuria. A la pregunta que Holderlin formuló hace tres siglos, la respuesta es que en tiempos de dificultad la gente necesita un apoyo espiritual, ya que entonces descubre no sólo que tiene alma, sino que el alma puede llegar a ser más poderosa mediante la belleza. Cuando es feliz, la gente se vuelve egoísta e indiferente; sólo el sufrimiento nos hace más sensibles y más solidarios. ¿Acaso debería añadir que ahora vivimos un momento histórico de sensibilidad colectiva?», deja en el aire la escritora.

Ana Blandiana pasó por León en un encuentro organizado por Leteo y el Ayuntamiento. Y así dejó en directo un magisterio que reedita en todo aquello que escribe. Siempre en un contexto de sensibilidad y evolución. «Claro que la sensibilidad del escritor experimenta una constantemente evolución en función de su edad, de los cambios históricos y de las revelaciones que alcanza a través del conocimiento», dice la rspecto.

Acerca de su paso por León, Blandiana mostró su interés por los lugares que pisa: «Tengo curiosidad y me interesa cada nueva ciudad que descubro. Todo conocimiento es un enriquecimiento. No es la primera vez que estoy en España, pero sí en León, y estoy impaciente por añadirla a las ciudades españolas de las que estoy enamorada», señaló.

«Rara vez vuelvo a leer los poemas y los libros que escribí hace años, y cada vez el sentimiento dominante durante la lectura es el asombro ante la página que escribí, me asombra que yo sea su autor, que fuera capaz de expresar las ideas que recuerdo pero cuya forma artística me intimida como si la hubiera creado otra persona», afirma al respecto de la relación del autor con aquello que escribe o desde lo ya escrito.

Y sobre el momento actual y Europa, Ana Blandiana dice que «creo que, en la medida en que Europa sepa recobrar el respeto ante su propia definición, podrá recomponerse. La crisis y el sufrimiento de ahora la han despertado del sueño y de la indiferencia con la que se ha entregado al consumo y la han obligado a repensar sus prioridades, que son –¡sin duda!– otras que las exclusivamente materiales. El drama ucraniano representa el momento de la verdad no sólo para Europa, sino para el mundo entero, que se da cuenta de que ser responsable significa respetar tus propias ideas y luchar por ellas. Un idealismo que hace unas semanas nos parecía romántico y obsoleto y que de pronto descubrimos que es crucial».

Rescatando sus palabras de hace unas semanas a la actual, que anticipa el día del libro, la autora sería una perfecta involucradora de los más jóvenes. Porque cree que «la poesía puede volver sensibles sólo a los que están dispuesto a serlo, sólo puede salvar a los que están convencidos que la salvación es posible. Y, sin embargo, existen momentos en la historia de la humanidad en los que, desesperada, la gente regresa a la poesía como si fuera un papel tornasol que pudiera distinguir el bien del mal. Y entonces, con esa claridad que tiene la mirada después del llanto, la poesía puede salvar al mundo», relata desde la exigencia del esfuerzo útil que hay que hacer al afrontar la poesía.

«El sufrimiento nos hace más sensibles»
Comentarios