domingo 20/6/21

La afición exige otro ascenso

La hinchada leonesa está harta de aguantar y reclama subir otra vez a Segunda División

Un estadio como el Reino de León y unas infraestructuras deportivas del nivel del Área Deportiva de Puente Castro, junto al respaldo económico de Aspire, no han servido para que los que dirigen la nave culturalista consigan devolver al equipo a Segunda División, categoría mínima en la que debe militar el club leonés. Fracaso tras fracaso en las últimas cuatro temporadas han llevado a la fiel afición culturalista a exigir a los responsables un mínimo de cordura a la hora de confeccionar las plantillas de acuerdo con el caudal económico aportado por la Academia de Catar. Ya han pasado por las filas culturalistas desde el desembarco de Aspire en septiembre de 2015, que evitó la desaparición del club leonés, más de 120 futbolistas y más entrenadores de los necesarios para la pobre situación deportiva en la que se encuentra el equipo culturalista, en la tercera categoría del fútbol nacional.

La afición leonesa tras conocer el pasado domingo que la Cultural quedaba fuera de la lucha por el play off de ascenso a Segunda División, las reacciones no se hicieron esperar. Ese mismo domingo por la tarde aparecieron pancartas en el Reino de León que señalaban directamente a Felipe Llamazares, al que exigían que abandone la Cultural, y a los jugadores, a los que tildaban de mercenarios.

‘Mercenarios’ rezaba una de las pancartas colgada en las inmediaciones de las taquillas del estadio y justo debajo otra que reclamaba ‘Felipe vete ya’.

Las pancartas manifiestan bien claro cuál es el sentimiento de los hinchas culturalistas, que exigen a sus jugadores máxima intensidad, esfuerzo, trabajo y orgullo, que han fallado sucesivamente desde que el equipo bajó de nuevo al pozo de Segunda División B, con fracaso tras fracaso. No es la primera vez que la afición culturalista trata de ‘explicar’ a los dirigentes y a los futbolistas de la Cultural lo que supone el equipo de fútbol para la ciudad de León, para que cumplan con las exigencias que supone defender esa camiseta.

El Reino de León se vistió de gala en su estreno en 2001, con una afición volcada y eufórica con su equipo de fútbol en una fase de ascenso memorable, pero que con 12 puntos no bastaron para subir a Segunda División. Lo logró el Jerez esa temporada, equipo que había caído en el Reino en la primera jornada de la liguilla de ascenso (1-0) frente a un equipo plagado de leoneses. Esos futbolistas de esta tierra de los que no hay ni uno con ficha tramitada en el primer equipo culturalista.

La afición exige otro ascenso
Comentarios