lunes 17/5/21
Fútbol | Primera División

Benzema devuelve la firmeza

Cádiz 0 Real Madrid 3 Doblete y asistencia del delantero francés en la victoria frente al Cádiz, que sitúa al Real Madrid como líder
Los jugadores del Real Madrid celebran el tercer gol marcado ante el Cádiz. ROMÁN RÍOS

La inspiración de Karim Benzema devolvió al Real Madrid al liderato provisional de LaLiga Santander, con una primera mitad de contundencia con doblete del punta francés y asistencia a Álvaro Odriozola, para castigar la especulación del Cádiz, antes de reservar fuerzas para lo que le espera a la vuelta de la esquina.

En pleno terremoto de la Superliga, el Real Madrid visitó uno de esos campos donde se presentan partidos desiguales pero que exigen entrega para ganarlos. La plaga de bajas madridistas costaron un empate en la dificultad en Getafe que no tuvo consecuencias en el Carranza. Los de Zidane no encontraron rival. Pese a jugar con una identidad diferente, con Benzema les sobra para volver a la pelea por el título.

La figura del francés se engrandeció ante su trigésima quinta víctima. Un nuevo equipo al que endosó goles un delantero que ha pasado de ser señalado por portar el 9 a su espalda sin responder como goleador, a ser el gran referente.

Un Real Madrid sin Luka Modric ni Toni Kroos cambia su identidad irremediablemente. Dos futbolistas que han marcado el fútbol del equipo durante tantos años, ausentes el mismo día, con Zidane trasladando la plaga de bajas defensivas a la medular. No le tembló el pulso para dar la alternativa al canterano Antonio Blanco, firme en el mediocentro, y resucitar la defensa de cinco.

El Cádiz fue un equipo roto que aguantó media hora. Sin Álex Fernández y Perea, dos jugadores claves. Con su entrenador con una idea clara para lograr la permanencia. Cervera no tiene problemas en admitir que su equipo es feo por defensivo. Ante un grande apostó por dos líneas juntas, con Negredo como una isla arriba. Luchando contra todos e inventando aún un pase a Jairo para que Courtois justificase su presencia con una cómoda parada. La única.

Era cuestión de tiempo. Con el peso del juego y la posesión blanca eterna. Apareció Rodrygo con velocidad, frenado con un agarrón a su camiseta de Jairo que Mateu Lahoz no interpretó como penalti. Tres minutos después acudía a la revisión del VAR para ver un pisotón de Iza sobre Vinicius. Tras 25 jornadas sin una pena máxima, Benzema no perdonó. En el mismo rincón donde chutó los dos anteriores. Tan ajustado al palo que pese a que Ledesma adivinó su intención, no llegó a desviar el esférico.

Benzema devuelve la firmeza
Comentarios