domingo 18/4/21
Fútbol | Supercopa de España

Del caos al cambio de agenda

El Madrid vuela hoy a Málaga sin pasar por la capital para preparar la Supercopa

Los de Zidane pasarán entre seis y nueve días lejos de casa, en función de que se metan en la final

El Real Madrid no salió contento de su compromiso liguero frente al Osasuna en Pamplona. JESÚS DIGES

Sin pasar por casa tras un caótico desplazamiento a Pamplona que ha inflamado los ánimos, el Real Madrid se ha visto obligado a cambiar sobre la marcha su agenda para preparar la defensa de la Supercopa de España que conquistó el pasado año en Arabia Saudí en condiciones que distan mucho de ser idóneas. Los blancos, ante la imposibilidad de regresar a la capital española por los estragos del temporal, volarán este lunes directamente a Málaga para comenzar a ejercitarse allí con la vista puesta en la semifinal que les enfrentará el jueves con el Athletic en el estadio de La Rosaleda. Una decisión que se adoptó después de que las autoridades les confirmasen que no podrían tomar tierra este domingo en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, por lo que tuvieron que pernoctar por tercera noche consecutiva en un hotel de la ciudad navarra.

El equipo de Zidane pasará, por tanto, entre seis y nueve días lejos de Madrid, en función de que se clasifique o no para la final que albergará el domingo el sevillano estadio de La Cartuja, tras despegar el pasado viernes de Barajas casi cuatro horas después de lo previsto para afrontar el duelo ante Osasuna en El Sadar, que estuvo marcado por la borrasca Filomena y el enfado del club que preside Florentino Pérez con LaLiga, al entender que hubiese sido mejor variar la hora del litigio para sortear la nevada e incluso poder aplazarlo.

Claro está que pasar más de tres horas en un avión en tierra no favorece la concentración de nadie antes de encarar un pleito. Tampoco ayuda a desplegar un fútbol de altos vuelos toparse con un césped que dificultaba la circulación de la pelota y provocaba riesgos en los apoyos, pese a la encomiable labor de los operarios de Osasuna para mantenerlo en el mejor estado posible. Pero atribuir el atasco del Real Madrid contra el equipo navarro al pasto es un argumento reduccionista. El vigente campeón de Liga solo disparó una vez a puerta, pese a superar el 70 por ciento de la posesión.

Y eso que sobre el verde estaba su teórico tridente de campanillas. Hazard, Asensio y Benzema elevaron, con los 66 en que compartieron espacio en El Sadar, a 268 el total de minutos que han disputado juntos desde el aterrizaje del belga en Chamartín.

El Real Madrid tratará de olvidar en Málaga la odisea del fin de semana en la Liga. Levantar la Supercopa de España sería una buena cura para la herida, pero el camino pasa por el autodiagnóstico deportivo y no por reproches institucionales, por mucho que estos puedan tener cierto fundamento por lo sucedido.

Del caos al cambio de agenda
Comentarios