domingo. 26.06.2022
Balonmano

Cuando Maristas fue rey de España en 1972

El juvenil de Maristas San José celebra 50 años del segundo oro logrado en el Nacional

En 1971 y en el 72 fueron campeones de España y en el 73 subcampeones del mundo

                      DL3P36F1-13-11-14-6.jpg
DL3P36F1-13-11-14-6.jpg

La historia del primer equipo juvenil del colegio Maristas San José que se proclamó campeón de España —con el hermano Tomás dirigiendo las operaciones desde el banquillo— tiene tres partes principales y unos cuantos episodios... Un bendito trienio que comenzó allá por 1971 y que culminaría en el mundial escolar dos años después, donde un grupo de grandes jugadores de balonmano —y sobre todo de amigos— representó a España quedando en segundo lugar. Solo Francia —con polémica arbitral incluida— fue capaz de frenarles.

Pero el billete a esa gran cita internacional de 1973 lo lograron hace justo 50 años en Madrid ante el Safa de Barcelona. «Más que apretados, todos los partidos de aquel campeonato fueron dramáticos, no aptos para cardíacos», señalaban los protagonistas días después de aquel 3 de junio del 72 a los medios de comunicación locales. Un conjunto integrado por Benigno Castro, Luis Burgueño, Pedro D. Alberdi, Alfredo Sahelices (ya fallecido), Francisco Antoñanzas, Pepe Sánchez, José Luis González, Carlos Torío, Maximino Robles y José Antonio G. Laiz.

Solo un año atrás, aquellos anónimos habían tapado más de una boca en Barcelona. Ni eran conocidos, ni mucho menos favoritos. Pero todo cambió con ese primer oro. Al año siguiente muchos de los focos que antaño les ignoraron buscaban cada uno de sus movimientos. Los rivales incluso agachaban la cabeza al verles pasar. «Ojo con esos de León», advertían entre el temor y la admiración.

Debutaron contra Córdoba, a los que vencieron 16-9. Ya en semifinales su rival fue Madrid. «Ganamos 11-10 aunque el tiempo reglamentario acabó en empate. Luego meteríamos ese gol definitivo que nos condujo a una nueva final», recuerda ‘Tolo’ Antoñanzas. La final con los catalanes también terminaría con idéntico resultado y medalla de oro para los maristas.

Dos años en el que los leoneses permanecieron invictos. «Estamos entre los mejores. Estos resultados no pueden ser fruto de la casualidad. Han sido muchos los rivales que cayeron ante nosotros», le reconocían a González Posada en su momento. Buena preparación física, entrega total en campo, disciplina y conocimiento del oficio fueron los ingredientes que llevaron a los maristas a revalidar el título de España solo un año después.

El hermano Tomás, por su parte, insistió en que la clave del éxito de aquel equipo fue entrenar mucho y mantener una gran ilusión por lograr el título para el colegio y para León. «El deporte es el mejor medio para hacer una juventud fuerte», rezaba el titular de Diario de León en abril de 1971 en una entrevista concedida por el hermano Tomás al poco de rozar la gloria con el juvenil marista. Esa fue la primera piedra de un gran conjunto que, con algunas pequeñas variaciones, se adueñó del balonmano nacional escolar por partida doble y a punto estuvo de hacerlo en el mundial... pero esa es otra historia.

De nuevo juntos

Por ahora, casi la totalidad de los componentes que triunfaron en Madrid hace medio siglo se reunirán entre este viernes y mañana sábado para conmemorar una hazaña que abrió camino al balonmano leonés.

Cuando Maristas fue rey de España en 1972
Comentarios