domingo. 25.09.2022

Reto mundial para Saúl en Serbia

El atleta de Salentinos pujará en Belgrado por un puesto de finalista en los 1.500 y si logra alcanzar su mejor nivel... una medalla El sábado corre las semifinales
                      Saúl Ordóñez, segundo por la derecha sentado, junto a parte de la delegación española. RFEA/MIGUÉLEZ
Saúl Ordóñez, segundo por la derecha sentado, junto a parte de la delegación española. RFEA/MIGUÉLEZ

Saúl Ordóñez será uno de los protagonistas de la delegación española en el Mundial en pista cubierta de Belgrado que mañana levanta el telón y en el que el atleta de Salentinos buscará hacerse un hueco entre los elegidos para disputar la final del domingo. Antes deberá pasar por la criba de las semifinales el sábado donde más que la marca su reto pasa por acabar en los puestos de honor. El billete para la lucha por las medallas estará en juego.

El plusmarquista nacional de 800 metros tiene «parecidas sensaciones» de cara a esta cita que las que viviera cuatro años atrás en Birmingham cuando logró su mayor éxito internacional con la medalla de bronce en esta distancia.

En esta ocasión Saúl afrontará el reto en una distancia más larga, los 1.500 metros después de entrar en la lista española ante la renuncia del campeón de España, Adel Mechal, que prefirió centrarse en los 3.000 metros, junto con el otro atleta que le precedió en el Nacional, Ignacio Fontes.

«Es cierto que entré al final, casi de rebote, en una situación similar a la que viví antes de Birmingham cuando también fui incluido en el último momento por la renuncia de Kevin López y después todo salió redondo en el campeonato», comentó.

Saúl Ordóñez cree que el hecho de figurar con una marca superada por otros atletas le hace afrontar la cita «sin la presión de otros campeonatos donde quizá se focalizara demasiado en mí las aspiraciones, pero es cierto que esta circunstancia también supone, en ocasiones, un aliciente por el apoyo que se percibe, aunque no creo que ambas cosas sean determinantes».

El primer objetivo que se marca el atleta del New Balance es acceder a la final que buscará en la clasificación de la mañana del sábado y donde también espera quitarse «la espina» que le quedó tras su abandono en el Europeo en pista cubierta de 2019 en Glasgow donde disputó su primera prueba de 1.500 en un campeonato a nivel internacional.

El atleta berciano ve «claramente por encima del resto» al noruego Jakob Ingebrigtsen y después un abanico de candidatos entre los que sitúa a los corredores africanos y también a los representantes de Inglaterra o Alemania «que están emergiendo y suponen una amenaza».

Y tal vez... a él mismo.

Reto mundial para Saúl en Serbia
Comentarios