viernes 20/5/22

—Visto con perspectiva histórica, ¿la evolución de la banca española ha sido suficientemente buena?

—En 2011 y 2012 el riesgo bancario era un lastre que estaba arrastrando a España a una recesión muy profunda. Se tuvo que pedir el rescate bancario, reformar las antiguas cajas o crear la Sareb, ya que había más de 110.000 millones de euros de créditos al sector inmobiliario que no eran recuperables. En 2017 el Banco Popular entra en una crisis de liquidez que terminó en su resolución. En ese momento, pese al tamaño de la entidad, ya no se produce un efecto contagio en el sector financiero. Esto muestra que tras años de reformas la situación de la banca ya era muy diferente. Y hoy es una de las fortalezas de la economía española.

«La banca en España hoy es una fortaleza mientras que en 2011 fue un lastre»
Comentarios