jueves. 30.06.2022

Cambio de ciclo en el Banco Central Europeo (BCE). El organismo anunció ayer que pondrá fin en julio a la compra de deuda y que ese mismo mes fijará una subida de tipos del 0,25%, la primera en 11 años. Además, prevé un segundo incremento en septiembre, cuyo alcance no desveló, y que dependerá de la evolución de la inflación.

La invasión rusa de Ucrania y la presión inflacionista resultante de la guerra han llevado al BCE a tomar una decisión que pone fin a una etapa iniciada por Mario Draghi y caracterizada por la compra de deuda y los tipos de interés negativos. Llega, además, cuando se cumple el décimo aniversario el rescate de España.

El organismo fija como su principal objetivo la contención de los precios. «La elevada inflación supone un importante reto y nos aseguraremos que se rebaje al 2%», aseguró este jueves la presidenta de la entidad, Christine Lagarde. Con los precios disparados hasta el 8,1% en mayo, el BCE estima que «se dan las condiciones para una normalización de la política monetaria». Así, la entidad continuará con la subida de tipos más allá de septiembre de «forma gradual y sostenida», en función de la evolución de la inflación que, según apuntó Lagarde, «seguirá siendo indeseablemente alta por un tiempo».

Las proyecciones calculan que los precios se mantendrán en el 6,8% este año, antes de rebajarse hasta el 3,5% y el 2,1% en 2023 y 2024, respectivamente. En el caso de que esas estimaciones se mantengan o empeoren —por el corte de gas ruso a Europa, por ejemplo—, el BCE advierte de que llevará a cabo un incremento de los tipos de interés más pronunciado en septiembre. En ese escenario, el más adverso de los que maneja la entidad, se prevé un alza de precios anual del 7,1%. Con la subida de los tipos de interés, el banco europeo sigue el camino ya iniciado por entidades de todo el mundo.

El BCE anuncia sus primeras subidas de tipos en 11 años para frenar la inflación
Comentarios