miércoles 5/8/20

Consumo no aprecia especulación en las subidas de precios de los alimentos

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, sostiene que no se ha apreciado ni se puede acreditar que la subida de los alimentos responda a «movimientos especulativos», sino que se debe a variaciones importantes en la oferta y en la demanda.

El Gobierno encuentra diferencias con lo que sucedió en los servicios funerarios, que con el estallido de la pandemia subieron en hasta 1.500 euros, lo que llevó al Ejecutivo a establecer precios máximos para esa actividad, como ocurrió también con mascarillas y geles hidroalcohólicos.

Consumo alerta de que la ‘tasa covid’ que se cobra en algunos establecimientos por supuestos sobrecostes en que incurren es «abusiva».

En su última comparecencia en el Senado, el ministro Garzón dijo que su departamento estaba tratando de hacer pedagogía sobre el etiquetado de ‘establecimiento libre de Covid’. «Desgraciadamente no existe ese ‘libre de Covid’», aseguró.

Garzón reconoció en esa comparecencia que el de los viajes cancelados por la pandemia sigue siendo «objeto aún de conflicto». El ministro recordó que Consumo ha llevado a 17 líneas aéreas a los tribunales, ya que no informan de que los consumidores tienen derecho bien a recibir un bono para utilizarlo en el plazo de un año, bien a la devolución del importe. «Se tienen que ofrecer ambas opciones», insistió.

Respecto a la alimentación, dentro del compromiso de su departamento «con una estrategia integral para promover el consumo saludable», anunció un futuro empleo de instrumentos fiscales para incentivar el consumo de productos sanos y hacer menos atractivos los que no lo son. Además, en el primer cuatrimestre de 2021 se pondrá en marcha el Nutriscore, un nuevo etiquetado de información para el consumo saludable, aunque no será obligatorio para las empresas.

El ministro de Consumo informó en esa sesión de control a su ministerio de que el decreto sobre la regulación del juego ‘online’ se reforzará respecto a su primera versión de principios de año con las lecciones aprendidas durante la pandemia.

Consumo no aprecia especulación en las subidas de precios de los alimentos