lunes 27.01.2020

La deuda pública, anclada en 1,2 billones, se aleja este año del objetivo de reducción

La última radiografía de la deuda pública ha arrojado una de cal y otra de arena en cuanto a los resultados referidos al tercer trimestre del año. Aunque, al final, en el balance final pesan más los puntos negativos que los pocos positivos. Por una parte, el volumen de compromisos de la Administración con sus acreedores -la mayoría, inversores extranjeros- se ha incrementado en otros 30.000 millones de euros hasta el tercer trimestre de este año, comparado con los del mismo periodo de 2018. El saldo de la deuda pública se sitúa en los 1,207 billones de euros, según el Banco de España: es un 2,5% más que al cierre de septiembre del año pasado.

Si se comparan los últimos registros disponibles con los del trimestre anterior (el de abril a junio), cuando el saldo de deuda adquirida por España se situaba en los 1,211 billones, ha logrado reducirse en unos 4.000 millones de euros. Esta caída puede suponer un espejismo porque aún faltan por contabilizar los datos del último tramo del ejercicio en el que se acumulan nuevos compromisos tras la evolución de las emisiones realizadas hasta ahora.

Con estos datos, el porcentaje de deuda sobre la riqueza nacional (el Producto Interior Bruto -PIB-) ha descendido hasta el 97,8%. Aunque sigue dos décimas por encima del cierre de 2018 (97,6%), se trata de casi un punto porcentual menos que en el segundo trimestre del año; y también un punto inferior al del mismo periodo del ejercicio anterior. Sin embargo, esta referencia no será suficiente como para que el Estado cierre el ejercicio en el objetivo del 95,9% del PIB que el Gobierno había prometido a la UE en su último informe presupuestario, remitido en octubre a Bruselas.

Esta contradicción -hay un mayor ‘stock’ de deuda cuantificada en euros, aunque representa una menor proporción sobre el PIB- se explica precisamente por la mejoría experimentada por la riqueza nacional. El dinamismo del PIB (1,2 billones de euros en 2018; 1,16 billones en 2017; o 1,11 en 2016) ha evolucionado a un ritmo mayor del que ha crecido el volumen de deuda pública (1,17 billones en 2018; 1,14 en 2017; y 1,10 en 2016).

La deuda pública, anclada en 1,2 billones, se aleja este año del objetivo de reducción