domingo 18/4/21

Reestructurar la deuda, una posible salida antes que echar el cierre al negocio

La única solución que se le pasa por la cabeza al dueño de un negocio cuando le va mal es la de echar el cierre: pagar a los proveedores a los que debe facturas, indemnizar a los trabajadores y olvidarse de ese proyecto que ya no tenía futuro. O, al menos, no parecía tener futuro. Porque la crisis del coronavirus, como la anterior recesión financiera de hace una década, está poniendo en peligro a miles de empresas cuya única salida es la de liquidar la sociedad.

A muy pocos se les pasa por la cabeza la posibilidad de solicitar un concurso de acreedores con el que puedan reestructurar su negocio y comenzar desde cero. Los cambios en la ley concursal que prepara el Gobierno -en buena medida, a instancias de la Unión Europea, cuya directiva obliga a trasponer su contenido a la legislación española- aboga por impulsar estos procesos judiciales antes que cerrar como única alternativa. Esa norma trata de que los empresarios detecten con anticipación los problemas de sus empresas. Que no esperen a verse al borde del precipicio, como el coronavirus está provocando en muchos negocios.

En España, la cultura empresarial es mucho más dada a tratar de sobrevivir a duras penas, hasta que al final el empresario no puede más. De hecho, en 2019 se declararon 13,3 concursos de acreedores por cada 10.000 empresas frente a los más de 75 en Inglaterra y Gales, o las más de 107 declaraciones en Francia. El eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano, advierte de que esta realidad complica el futuro de las empresas españolas, por lo que propone «modificar el mecanismo preconcursal de insolvencia» actual por su «ineficacia». «En España, hay autónomos que bajan directamente la persiana porque no pueden seguir haciendo frente a la llegada de cartas de impagos».

Reestructurar la deuda, una posible salida antes que echar el cierre al negocio
Comentarios