lunes. 08.08.2022

Cuando Juan Carlos I abandonó España en agosto de 2020 lo hizo con la sombra de la justicia planeando sobre su cabeza y con la intención de no entorpecer la labor de su hijo. Dos años después, el rey emérito ha hecho de Abu Dabi, al abrigo de la familia Al Nahayan, su residencia de «forma permanente y estable» después de que la Fiscalía del Tribunal Supremo archivara el pasado marzo las investigaciones sobre sus negocios opacos en el extranjero. Desde entonces ha realizado solo una visita fugaz a España, a Sanxenxo, que se convirtió en todo un espectáculo mediático que turbó a la Zarzuela e incomodó sobremanera a la Moncloa.

No hay fecha, de momento, para su segunda visita. La que tenía prevista para junio se truncó. La intención inicial de monarca era regresar entonces a Galicia para participar en el Campeonato del Mundo de Vela de la clase 6 Metros y defender el título de campeón del mundo logrado en 2019 con su barco ‘Bribón’. Pero finalmente canceló su plan tras el rapapolvo de su hijo y el malestar que causó en el Gobierno por cómo se desarrolló su primera visita. No parece que vaya a volver este verano. Pese a las altas temperaturas que hay en Abu Dabi -donde rozan los 53 agrados- don Juan Carlos prefiere no remover las aguas y no se moverá de su jaula de oro a las afueras de la ciudad, donde previsiblemente recibirá las visita de sus hijas y algunos de sus nietos. Una residencia de lujo que ha puesto a su servicio el príncipe heredero, Mohammed bin Zayed al Nahyan, quien le ha facilitado todas las comodidades desde que se instaló en el país del Golfo Pérsico.

Su próxima reaparición podría tener lugar ya en septiembre, si bien el destino sería Portugal. Concretamente Cascais, donde se celebra otra de las etapas del campeonato de Europa en el que competirá el ‘Bribón’ y donde, además, está previsto que se dispute la regata -del día 5 al 12- que lleva el nombre del rey Juan Carlos, como reconocimiento a los lazos que le unen con el país vecino. Dos años después de su marcha forzada y tras el archivo de la investigación de la Fiscalía, el emérito no ha dado pistas de cuándo y cómo normalizará su situación en España una vez que quedó exonerado de cualquier responsabilidad penal por las irregularidades fiscales cometidas en los últimos años de su reinado y tras su abdicación en junio de 2014. Siempre ha dejado claro su deseo de regresar a España a la que lleva «siempre en el corazón».

Don Juan Carlos sopesa ir a Portugal en el mes de septiembre
Comentarios