jueves. 18.08.2022

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se encuentra a un paso de ser suspendida como diputada, después de que le hayan abierto juicio oral por un presunto caso de corrupción, lo que ha llevado este martes a ERC, la CUP y el PSC a advertir de que piensan aplicar el reglamento de la cámara catalana.

En concreto, el artículo 25.4 del reglamento del Parlament obliga a suspender a los diputados a los que se haya abierto juicio oral por corrupción, un punto que ahora puede descabalgar a Borràs, a quien el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha enviado a juicio por los delitos de prevaricación y falsedad documental, por fraccionar contratos de la Institució de les Lletres Catalanes -que dirigió hasta 2018- para adjudicárselos a un conocido.

Al tratarse de una causa relacionada con la corrupción, el enfoque que ERC y la CUP dan al caso es distinto del de los independentistas encausados por el procés, pese a que Borràs insiste en que «no hay caso» y en que es víctima de la «persecución política» del Estado para intentar apartarla de la primera línea, por lo que pide a las fuerzas independentistas que respeten la «unidad antirrepresiva».

LA CLAVE, MAÑANA

La Mesa del Parlament decidirá el próximo jueves en una reunión extraordinaria si suspende a la actual presidenta de la cámara.

La correlación de fuerzas en la Mesa, ahora mismo, es claramente desfavorable a la presidenta del Parlament, ya que JxCat solo tiene dos miembros -Borràs, que además no podría votar en este tema por evidente conflicto de intereses, y Aurora Madaula-, frente a dos de ERC, otros dos del PSC y uno de la CUP. Aunque en las últimas semanas desde ERC ya habían dado a entender que se inclinaban por aplicar el 25.4, hoy la secretaria general adjunta y portavoz del partido, Marta Vilalta, ha despejado cualquier ambigüedad al respecto. Pese a que Borràs alega que los delitos de prevaricación y falsedad documental no deben ser catalogados como corrupción y que la Mesa podría solicitar un dictamen Vilalta ha subrayado que a ERC no le generan «dudas» las acusaciones.

ERC, PCS y la CUP se niegan a salvar a Borrás, a un paso de la suspensión
Comentarios