sábado. 03.12.2022

Máxima alerta entre las fuerzas de seguridad nacionales, autonómicas y locales con vistas a la Navidad. Las órdenes distribuidas en las últimas horas por el Ministerio del Interior insisten en que las próximas semanas van a ser especialmente delicadas porque «persisten altos niveles de riesgo de actuaciones terroristas», sobre todo en espacios con «importante y numerosa participación y presencia de ciudadanos». Los responsables de los servicios antiterroristas de Policía y la Guardia Civil, que se reunieron el martes con el ministro Fernando Grande-Marlaska en un encuentro extraordinario para evaluar la amenaza yihadista, descartaron por el momento elevar el nivel del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, que se encuentra en una escala de 4 sobre 5 desde junio de 2015 tras los atentados que tuvieron lugar en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia. Mandos de la seguridad nacional explicaron que, aunque se decidió no llevar al nivel 5 la alerta (porque eso solo se haría si las fuerzas de seguridad tuvieran constancia de una amenaza concreta o un ataque inminente) Interior acordó «reforzar las medidas previstas en ese nivel para ajustarlo a las características propias de este periodo de final de año».

Inteligencia

La instrucción dictada este miércoles por el número 2 de Marlaska, el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, ordena «un robustecimiento de los dispositivos de seguridad y de las capacidades de inteligencia, de control y seguimiento antiterrorista por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado, así como por el resto de los cuerpos policiales y demás instituciones, organismos y operadores, públicos o privados, en materia de seguridad, en el marco de sus respectivas competencias y responsabilidades funcionales y territoriales». Interior —en su instrucción dirigida también a las policías autonómicas, locales y agentes de seguridad privada— especifica los espacios que considera especialmente sensibles para estas fechas.

La prioridad son; los medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos en general «en los que pueda preverse una alta concentración de personas». Pero no solo.

Los servicios de información e inteligencia también consideran indispensable redoblar la «vigilancia y protección» de los «objetivos estratégicos e infraestructuras críticas que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana».

Interior extrema las medidas antiterroristas ante los «altos niveles de riesgo»...
Comentarios