lunes 16/5/22

Montero dice que la reforma laboral se puede afinar para atraer a vascos y ERC

La línea roja para los socialistas y la Ceoe es no mover ni una coma del texto que se ha pactado
                      Irene Montero se fotografía ayer durante su visita al País Vasco. MIGUEL TOÑA
Irene Montero se fotografía ayer durante su visita al País Vasco. MIGUEL TOÑA

El Gobierno trata de reunir a contrarreloj los apoyos para convalidar el próximo 3 de febrero en el Congreso la reforma laboral. La medida es prioritaria para la Moncloa pero los dos socios de la coalición no cuentan aún con los votos suficientes y ahora dividen sus esfuerzos sumidos en una pugna interna por atraer al bloque de la coalición, en el caso de Unidas Podemos, o «ensanchar la mayoría», como propone el PSOE.

Ayer, la ministra de Igualdad, Irene Montero, insinuó que el texto del decreto ley podría modificarse, como exigen PNV, EH Bildu o ERC. «El Gobierno ha de ser receptivo y mantener la actitud de escucha ya que la mayoría progresista y plurinacional tiene mucho que aportar», afirmó en una entrevista en Radio Euskadi.

Y es ahí, precisamente, en mantener o no la integridad del texto pactado con sindicatos y patronal donde se encuentra la línea roja para los socialistas y la CEOE, que amenaza con retirar su apoyo al decreto ley si sufre alguna modificación.

Montero, que no dio más detalles, se mostró discreta en ese sentido porque la negociación por la parte morada «la encabeza la vicepresidenta segunda», Yolanda Díaz.

La ministra de Igualdad y número dos de Unidas Podemos, que se encontraba de visita en Vitoria para reunirse con el lehendakari Iñigo Urkullu para actualización del convenio de colaboración del teléfono contra la violencia de género, aprovechó para defender el traspaso del Ingreso Mínimo Vital (IMV) al Gobierno vasco, una de las reivindicaciones del PNV, ya que, adujo, los «acuerdos se cumplen».

En esa misma línea, el portavoz de Podemos y candidato de la formación a las elecciones de Castilla y León, Pablo Fernández, volvió a defender la postura de que la reforma laboral ha de salir adelante con el apoyo del llamado bloque de investidura y no con Cs, como acepta el PSOE.

«Ciudadanos es el que lleva descartándose todo este tiempo. Está utilizando una táctica política para llamar la atención, pero sus postulados son contrarios a esta reforma, que tiene que salir adelante con los socios del bloque de investidura», aseguró.

Pero la cuestión está lejos de zanjarse. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quiso dejar claro que el apoyo de Ciudadanos «será bienvenido» y llamó a todos los grupos parlamentarios a respaldar la convalidación de lo que considera un «pacto de Estado».

Montero dice que la reforma laboral se puede afinar para atraer a vascos y ERC
Comentarios