jueves 22/10/20

Podemos evita en el Congreso que Iglesias aclare la presunta financiación ilegal

El PSOE veta la comparecencia de su socio de gobierno y acusa al PP de «ensuciar» el debate en plena pandemia
El líder de Podemos esquiva la comparecencia en el Congreso sobre las finanzas de su partido. CHEMA MOYA

Unidas Podemos contó ayer con el respaldo del PSOE y de los grupos independentistas y nacionalistas para conseguir que el Congreso rechace la comparecencia del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sobre una supuesta financiación ilegal de su partido.

Los grupos del PP y de Cs registraron dos solicitudes de comparecencia de Iglesias en una sesión extraordinaria del pleno y en otra de la Comisión de Asuntos Sociales. La Diputación Permanente, el órgano parlamentario que se reúne en periodos inhábiles como los meses de julio y agosto, las rechazó ayer.

El PP dio relevancia a esta petición al ser la nueva portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, la encargada de defender la posición del partido. El líder, Pablo Casado, la acompañó en el que fue su estreno en el cargo.

Además de Cs, solo Vox se unió al respaldo a ambas solicitudes. La suma de sus votos (29 en la Diputación) no permitió que la comparecencia saliera adelante, ya que Unidas Podemos contó con los apoyos del grupo socialista y con los de otras formaciones como el PNV, ERC, JxCat, Compromís o EH Bildu (37 en total).

Gamarra explicó que su grupo promueve las explicaciones de Iglesias sobre los indicios de financiación irregular de Podemos porque es uno de los artífices de la «desconfianza» que infunde España en estos momentos, así como de la «falta de respeto a las reglas constitucionales».

Los «casos judiciales» que estrechan «cada vez más» el cerco a Podemos hablan de presuntos delitos de blanqueo de capitales, administración desleal, fraude electoral o falsedad documental.

Como «el tiempo a Iglesias se termina», el PP cree que es el momento de que Iglesias dimita, añadió la portavoz del PP. Y si no dimite, que sea el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien le cese.

Ciudadanos está de acuerdo en la necesidad de que Iglesias dé explicaciones sobre los «indicios» de tantos posibles delitos. «Sobran los motivos» para que comparezca, dijo su diputado Guillermo Díaz.

Desde Vox, el diputado Ignacio Gil Lázaro lamentó que el «discurso victimista» de la formación «morada», para la que las acusaciones obedecen a un «montaje» de un sector de la judicatura, ya «ofende a la inteligencia». «La complicidad del grupo socialista», además, resulta «patética», añadió el representante de la formación de Santiago Abascal.

No hubo más manifestaciones de apoyo. La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, rechazó las peticiones que defendían un pleno extraordinario con la comparecencia de Iglesias, pero no la que se celebraría en la Comisión de Asuntos Sociales, ante la que se ha abstenido.

Su argumento es que en un contexto como el actual, marcado por la pandemia del coronavirus, Iglesias, que es vicepresidente de Derechos Sociales, debe explicar su gestión al respecto.

El PNV, EH Bildu y Compromís se opusieron a la comparecencia del líder de Podemos, aunque el portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, dejó claro que la posición de su partido tiene que ver con que hay una investigación judicial abierta.

Tanto la portavoz de JxCat, Laura Borrás, como la de ERC, Carolina Telechea, coincidieron en que las causas abiertas y las que podrían abrirse contra Podemos provienen de una «operación» de las «cloacas del Estado», versión que también defiende el propio Pablo Iglesias.

Podemos evita en el Congreso que Iglesias aclare la presunta financiación ilegal