jueves 9/12/21

La declaración de Arnaldo Otegi ante sus militantes reconociendo que el motivo principal por el que apoyan a Pedro Sánchez es para solventar el tema de los presos de ETA certifica hasta qué punto se ha convertido en la cuestión más complicada de gestionar para la izquierda abertzale en estos diez años. En estos momentos, y según el último balance de la asociación de familiares de presos Etxerat, hay 177 reclusos en España y otros 21 en Francia. A estos habría que añadir un reducido grupo de miembros de la banda que no forman parte del colectivo y que no supera la media docena. En total, poco más de 200. Cuando ETA decretó el «cese del terrorismo» hace una década había 740.

El número de internos ha ido reduciéndose, básicamente, por el paso del tiempo. El cumplimiento de las condenas ha hecho que en estos años hayan ido saliendo los reclusos que fueron condenados a principios de los ochenta. La derogación de la ‘doctrina Parot’ provocó que casi de una tacada más de 60 históricos miembros de la organización quedaran en libertad a finales de 2013.

El ritmo de excarcelaciones ha sido el habitual, con la gran novedad del fin de la política de dispersión. En estos momentos, sólo el 40%, alrededor de 80, cumplen condena o están a punto de hacerlo en el País Vasco y Navarra. La mayoría están en centros a unos 300 kilómetros de estas dos comunidades y sólo cinco a más de 500 kilómetros, en la cárceles madrileñas de Estremera y Aranjuez.

Sólo el 40% de los etarras cumplen condena en el País Vasco y Navarra
Comentarios