viernes 20/5/22
                      Reunión con Blinken entre Alemania, Francia y Gran Bretaña, ayer, en Berlín. KAY NIETFELD
Reunión con Blinken entre Alemania, Francia y Gran Bretaña, ayer, en Berlín. KAY NIETFELD

España ha ofrecido a la Otan el despliegue de cazas del Ejército del Aire por primera vez en Bulgaria como parte de la misión de vigilancia de su espacio aéreo a lo largo de la frontera con Rusia, igual que hace en los países del Báltico desde 2015 y realizó en Rumanía en 2021. El ofrecimiento fue realizado a finales de diciembre a los responsables de la Alianza Atlántica y fue confirmado ayer por la ministra de Defensa, Margarita Robles, ante el recrudecimiento de la crisis ruso-ucraniana.

La Otan adoptó la misión de Vigilancia Aérea Reforzada en el año 2014 tras la anexión de Crimea por parte de Rusia con el objetivo de «demostrar la determinación colectiva de los Aliados, demostrar la naturaleza defensiva de la Alianza y disuadir a Rusia de la agresión o la amenaza de agresión contra los aliados».

España participa periódicamente en esta operación como parte de la vigilancia aérea del cielo del Báltico desde las bases de Lituania o Estonia. Se trata de periodos de tres meses una vez al año, en los que se despliegan cazas Eurofighter para tareas de vigilancia y control del espacio aéreo y llevar a cabo misiones de alerta de reacción rápida.

Pero, además de los países bálticos, la Alianza Atlántica decidió reforzar estas medidas de seguridad en dos áreas de actuación: en el norte y el sur. En la frontera sur con Rusia, fuerzas aliadas se ocupan en Rumanía y Bulgaria de reforzar temporalmente sus capacidades nacionales de vigilancia aérea. En este marco es en el que España desplegó por primera vez en Rumanía el pasado año —seis cazas en la base de Constanza— y estudia ahora la posibilidad de hacerlo por un periodo de dos meses en Bulgaria.

Ayer, la ministra Robles avanzó además que España adelanta a la próxima semana el envío previsto de la fragata Blas de Lezo de la Armada dentro de una misión de la Otan. La noticia llega después de que ayer partiera el Buque de Acción Marítima (Bam) Meteoro de Las Palmas de Gran Canaria con rumbo al Mar Negro para líder de una de las misiones permanentes de la Otan, en plena tensión con Rusia por la situación de Ucrania.

Según relcó Robles en un acto en Ciudad Real, España ya participa en la Otan como un «aliado serio», como así demuestra el despliegue que mantiene con más de 350 militares de Tierra en Letonia, además de su papel para controlar el espacio aéreo báltico.

«La posición de España, como de la Otan en su conjunto, es que la respuesta sea diplomática y haya una desescalada» con Rusia, dijo Robles, que insistió en que «la posición de todos los países es clara»: Moscú «no puede decirle a ningún país lo que tiene que hacer».

«La Otan va a proteger y defender la soberanía de cualquier país que quiera entrar», dijo Robles antes de volver a reivindicar que la respuesta sea «exclusivamente diplomática» para superar la crisis ucraniana y los tambores de guerra de Rusia.

La ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, y el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, advirtieron ayer a Rusia contra nuevas agresiones y exigieron de Moscú pasos hacia una desescalada en el conflicto de Ucrania.

«Estamos de acuerdo en que la única vía para salir de la crisis es la política y este camino solo se puede seguir a través del diálogo», dijo Baerbock en una rueda de prensa conjunta tras mantener varias conversaciones bilaterales y una reunión en Berlín a la que asistieron también el jefe de la diplomacia francesa, Jean Yves Le Drian, y el viceministro de Exteriores británico, James Cleverly.

«Si algo ha quedado claro es que la diplomacia de las conversaciones en torno al tema de Rusia y Ucrania y la coordinación entre nosotros no podían ser más intensas», señaló la política germana, quien criticó a Rusia por sus maniobras militares y las señales sobre su desinterés en una solución diplomática del conflicto. «Exigimos de Rusia urgentemente que dé pasos hacia una desescalada», dijo, al tiempo que advirtió que toda acción agresiva tendrá «graves consecuencias» y subrayó que Alemania de asegurar la paz europea con «un escudo protector».

También Blinken reiteró las advertencias de Estados Unidos al Kremlin y destacó de nuevo que su país y sus aliados están de acuerdo en que Rusia tendrá que contar con rápidos, altos y masivos costes ante cualquier agresión contra Ucrania. El secretario de Estados de EE UU destacó en este sentido que estudian todo escenario de actuación por parte de Moscú y están preparados para reaccionar ante todos ellos.

El responsable de Exteriores norteamericano reconoció que, además de actuaciones militares, Rusia esconde «otros muchos instrumentos en la manga» y se refirió en concreto a «ataques híbridos y actividades desestabilizadoras». Pero da igual el camino que Rusia escoja, puesto que se encontrará fusionados a EEUU y sus aliados, añadió. En cuanto al catálogo de nuevas sanciones que Occidente prepara para el caso de una agresión por parte de Rusia, la jefa de la diplomacia alemana afirmó que se llevarán adelante «aunque esas medidas tengan consecuencias económicas para nosotros». Baerbock hizo referencia así a la posible clausura del gasoducto ruso-alemán Nord Stream 2 y a la amenaza de un bloqueo del suministro de gas ruso a este país.

«El gas no fluye aún» por ese gasoducto, comentó Blinken, quien advirtió al Gobierno ruso contra el uso de «la energía como arma».

España ofrece a la Otan desplegar sus cazas en Bulgaria contra Rusia