domingo. 14.08.2022

Kiev pide a la ONU que investigue el asesinato de los 40 prisioneros de guerra

Ucrania responsabiliza a mercenarios de la compañía militar privada rusa Wagner y Rusia apunta a Zelenski
                      Imagen de una mujer en uno de los cementerios de guerra de Ucrania. MYKOLA TYS
Imagen de una mujer en uno de los cementerios de guerra de Ucrania. MYKOLA TYS

Las autoridades ucranianas han pedido a las Naciones Unidas y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que investiguen el ataque contra una cárcel de la autoproclamada República de Donetsk en el que murieron 40 prisioneros de guerra ucranianos. Las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Defensa, los servicios de seguridad y el Defensor del Pueblo de Ucrania solicitaron el viernes en un comunicado conjunto que estas organizaciones envíen representantes para esclarecer la «masacre». «El bombardeo es un cínico acto de terrorismo por parte de la Federación Rusa, una provocación militar y una clásica operación de falsa bandera con el propósito de ocultar crímenes de guerra, desacreditar a las fuerzas armadas ucranianas e incrementar las tensiones en la sociedad ucraniana», afirmaron.

El comunicado negó una vez más que Ucrania estuviera detrás del ataque contra la prisión, situada en la localidad de Yelenovka (también conocida como Olenivka, en ucraniano), ya que el Ejército ucraniano dispone de «equipamiento suficiente» para «identificar sus blancos» con precisión, argumentaron.

El hecho de que los prisioneros fueran trasladados a las instalaciones de esa localidad poco antes del ataque, así como la ausencia de hostilidades en ese emplazamiento, demuestran que se trata de una eliminación premeditada, afirmó el comunicado.

Otras pruebas proceden del análisis de los daños producidos por la explosión y de conversaciones de la parte rusa interceptadas, que no dejan «lugar a dudas» de que el ataque constituye una «grave violación del derecho internacional».

Ucrania responsabiliza a mercenarios de la compañía militar privada rusa Wagner. Mientras tanto, Rusia y los separatistas prorrusos culpan a Kiev

Las autoridades ucranianas recordaron además que los soldados cautivos en la prisión habían sido evacuados de la ciudad asediada de Mariúpol como parte de una operación coordinada por la ONU y por el CICR. Sin embargo, el compromiso de la parte rusa de «preservar las vidas y salud» de los cautivos fue «violado de forma cínica» a través del «asesinato organizado» que se ha producido en Yelenovka.

Por ello, concluyen las autoridades ucranianas, es preciso que acudan al lugar de los hechos representantes de la ONU, del CICR, de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento ucraniano y del Centro Conjunto para la Búsqueda y Liberación de Prisioneros de Ucraniana para realizar una misión de investigación. Los separatistas prorrusos de Ucrania acusaron este viernes a las fuerzas de Kiev de atacar con misiles la cárcel, en la que se encontraban entre otros prisioneros miembros del batallón Azov, para infundir miedo a sus soldados y evitar que se dejen capturar.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, transmitió a su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, sus condolencias por la muerte de 50 prisioneros ucranianos en una cárcel de la autoproclamada República Popular de Donetsk y prometió que Washington hará que Moscú rinda cuentas por sus «atrocidades».

La conversación entre Blinken y Kuleba se produjo el viernes después de que se conociera el ataque contra la prisión, situada en la localidad de Yelenovka (también conocida como Olenivka, en ucraniano), informó en un comunicado este sábado el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Durante la llamada, según Price, Blinken «reafirmó el compromiso de Estados Unidos para que Rusia rinda cuentas por las atrocidades que sus fuerzas han cometido contra el pueblo de Ucrania». El ataque provocó 40 fallecidos, según las estimaciones de Ucrania.

Kiev pide a la ONU que investigue el asesinato de los 40 prisioneros de guerra
Comentarios