lunes 19/10/20
Política regional

Arrimadas convierte a Villarroel en el ariete para socavar el poder de Igea

La edil y diputada provincial se convierte en líder autonómica por designación del aparato
Villarroel e Igea, en foto de archivo; detrás, González. DL

Después de casi un año de mirarse en el espejo de Inés Arrimadas, Gemma Villarroel encontró ayer el reflejo de su trabajo. El comité ejecutivo de Ciudadanos, controlado por la líder de la formación naranja, aprobó la designación directa de la portavoz del consistorio de la capital leonesa y diputada provincial como coordinadora autonómica.

El nombramiento aúpa a la edil leonesa a un escalón superior como jefa del partido en Castilla y León, escoltada por su valedor, Miguel Ángel González, como responsable de la estrategia política que la convertirá de facto en el ariete con el que el aparato de Cs pretende socavar aún más el poder de Francisco Igea.

La operación se concreta ahora, pero comenzó ya en la primavera. Toda vez que Arrimadas se hizo con el control del partido de forma arrolladora frente a la intentona de Igea de venderse como una alternativa regeneradora, el aparato diseñó la operación para reestructurar la organización autonómica alrededor de los fieles que habían mostrado su compromiso con la línea oficial durante las primarias

. En esa vanguardia estuvo desde el inicio de la batalla Villarroel, siempre obediente a los dictados que marcaban desde la dirección nacional y que trasladaba Miguel Ángel González.

En ese trabajo tuvo que lidiar a mediados de febrero con la intentona del sector crítico de hacerse con las riendas de la formación en León. Pero el grupo comandado por el gerente del Sacyl, Manuel Mitadiel, el concejal del Ayuntamiento de León Carlos González Antón y la procuradora autonómica Ana Carlota Amigo perdió el pulso.

La escaramuza le sirvió a Villarroel para mostrar su control sobre la organización provincial. No era la primera vez. Siempre alineada con el poder de González en Valladolid, la portavoz del Ayuntamiento ya se había hecho antes con la designación como diputada provincial, en una votación entre los concejales electos con las cartas marcadas, pese a las críticas internas de quienes le achacaban la acumulación de cargos relevantes y el desconocimiento de la realidad de los medianos y pequeños ayuntamientos.

Aunque fuera de las bases del sector crítico, no hubo apenas disensiones y su ascendencia creció. Más si cabe con el siguiente paso, a finales del pasado mes de mayo. Entonces, el pulso de Igea con el aparato para suplir al consejero de Empleo a Germán Barrios colocó de rebote a Ana Carlota Amigo en la consejería, pero a cambio se le exigió que dejara el acta de procuradora para minarle activos a Igea en el grupo parlamentario.

En su sitio entró Francisco Javier Panizo, coordinador provincial y hombre de confianza de la nueva líder, que también estará ahora en el comité ejecutivo, al igual que el exdiputado nacional y exconcejal del Ayuntamiento de León, Justo Fernández.

El propio Igea consideró ayer el nombramiento de Villarroel, que releva al presidente de las Cortes autonómicas, Luis Fuentes, como algo «lógico». El vicepresidente de la Junta expuso que ya se ha puesto «a su disposición» para ayudarla a «cumplir el programa, como debe de ser en un partido». «Vamos a trabajar juntos para intentar que esta comunidad autónoma tenga los cambios que les prometimos a los ciudadanos», trasladó como exhibición pública.

Arrimadas convierte a Villarroel en el ariete para socavar el poder de Igea