miércoles. 29.06.2022

El bono social eléctrico beneficia a casi 15.000 personas en León, según los últimos datos facilitados en el Senado, una cifra ligeramente superior a la registrada en 2019 cuando se efectuó la criba de los listados para endurecer los criterios de acceso. Para Isadora Duncan la situación de alza de precios se debe abordar ya desde las diferentes fuerzas políticas e implicar a las empresas distribuidoras, porque entienden que la opción menos lesiva para el mercado eléctrico español sería una suerte de déficit de tarifa como la adoptada para el precio del gas natural. Proponen mantener un precio del kilowatio/hora bonificado al menos en las horas valle actuales, y modificar a medio plazo la normativa actual de cargos y peajes, ya que «muchas familias que dependen exclusivamente de la electricidad pasan a estar totalmente desprotegidas y condenadas a una pobreza energética estructural, ya que muy pocos hogares pueden afrontar mensualmente facturas por importes de 300 y 400 euros».

A ello se suma «un bono social capado», que limita el consumo al entender que hay disponibilidad económica ilimitada para gastar energía. Por lo que piden deslimitar el bono social, al menos en 2021 y el primer trimestre de 2022, para paliar en parte la situación de las familias con calefacción eléctrica y bono social eléctrico reconocido.

La organización denuncia el retraso del pago del bono social térmico y la falta de desarrollo de la figura de exclusión social. En las últimas semanas, la Junta de Castilla y León aprobó una ayuda única de 130 euros en forma de bono de emergencia para vulnerables y el Gobierno central un aumento del bono eléctrico, «pero para 2022», matiza Daniel Álvarez.

Casi 15.000 beneficiarios del bono social y facturas mensuales de 300 a 400 €
Comentarios