viernes. 12.08.2022

El caso del posible chivatazo del examen de la bolsa de ordenanzas llega al juzgado

Una opositora denuncia en Comisaría que se sintió perjudicada en la prueba
                      La paralización del proceso selectivo se produjo tras dudas por un examen con un 10 redondo. RAMIRO
La paralización del proceso selectivo se produjo tras dudas por un examen con un 10 redondo. RAMIRO

La polémica por el posible chivatazo del examen que se planteó en el proceso selectivo para la bolsa de ordenanzas del Ayuntamiento de León del pasado 18 de junio da una vuelta de tuerca. Una de las aspirantes se personó en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía y denunció que se «sintió perjudicada» en la prueba. Los agentes le tomaron declaración, según confirman fuentes oficiales, y al no dirigir su queja contra la casa consistorial ni contra alguien en concreto trasladaron la denuncia administrativa al juzgado, que lo está analizando.

El 10 redondo que logró una de las participantes en el proceso de selección, incluyendo varias preguntas de reserva, y que constituía la nota máxima que se podía obtener, disparó las suspicacias y puso el foco sobre una posible filtración del examen. Una cuestión que se sumó a la denuncia entregada en el registro municipal que pedía la impugnación de las oposiciones y que acusaba sin pruebas fehacientes ni más documentación al concejal responsable de Personal, Vicente Canuria, de haber pedido a «diversos compañeros el examen» un día antes de celebrarse la prueba (el 17 de junio). En esa instancia general, la presunta afectada puntualizó que el edil realizó esa solicitud delante de «varios testigos, que mantendré anónimos por ser trabajadores y acompañantes míos».

Acusaciones que Canuria negó taxativamente. En ese río revuelto, donde también se quiere pescar a algún funcionario por su hipotética vinculación con la filtración del examen, Ciudadanos propone crear una comisión de investigación que arroje luz donde ven sombras. Sin embargo, la Unión del Pueblo Leonés (UPL) asegura que no apoyará esa medida sobre las posibles irregularidades en el proceso de selección de la bolsa temporal de ordenanzas del Ayuntamiento, a pesar de haber sido paralizada y que tendrá que repetirse, porque «quien debe tomar cartas en el asunto es el propio tribunal de ese proceso selectivo», señaló el portavoz de UPL. Eduardo López Sendino citó a Napoleón para justificar su postura: «si quieres que algo no se resuelva, crea una comisión».

Lo cierto es que los integrantes del tribunal calificador de la prueba ya han realizado su propio cribado sin llegar «a ninguna conclusión, porque había pasado demasiado tiempo entre la fecha del examen y la recepción de la instancia del registro y no se pudo comprobar si alguien usó el ordenador para enviar algún documento», confirma el presidente del tribunal, Carlos Hurtado, quien baraja querellarse contra un sindicato que le acusó de negligencia.

También estudia posibles acciones legales otra de las aspirantes con muy buena puntuación, que considera «lamentable» haber estudiado «a tope», lograr acceder a la bolsa y que se suspenda la prueba. También se queja al ver envuelta en dudas su honestidad, porque han surgido críticas de que las ocho mejores notas del proceso selectivo de ordenanzas corresponden a personas que ya estaban trabajando en el Ayuntamiento.

El alcalde aseguró que no tenía idea de lo que ocurrió porque no forma parte del tribunal calificador.

El caso del posible chivatazo del examen de la bolsa de ordenanzas llega al juzgado
Comentarios