viernes 16/4/21
Una cuesta de enero menos empinada

El comercio lanza las rebajas con el reto de llegar a 40 M€ tras una Navidad favorable

El sector calcula que el gasto medio se recortará este año para oscilar entre 70 y 80 euros, mientras la consigna en el sector es huir del derrotismo y afrontar 2021 con una dosis de mayor esperanza

Una mujer mira ayer por la mañana con atención un escaparate donde se anuncian ya los atractivos precios que marcan el inicio de las populares rebajas de enero. JESÚS F. SALVADORES

Cada nuevo año marca para el comercio el inicio de unos días intensos donde se juegan una parte importante de la temporada: son las tradicionales rebajas de enero. Este año serán distintas porque las restricciones de la pandemia siguen ahí y van a seguir marcando la hoja de ruta todavía durante muchos meses. Sin embargo, después de una temporada navideña impulsada por vientos más favorables de lo que inicialmente se creía, el comercio leonés ha levantado el telón a la campaña de rebajas con un objetivo claro: redondear una facturación que esté entre los 35 y los 40 millones de euros.

Esas son las cuentas que maneja Alfredo Martínez Adam’s, presidente del Consejo de Comercio de la Federación Leonesa de Empresarios. «Otros años teníamos establecido un cálculo de gasto medio por habitante entre noventa y cien euros lo que nos daba una facturación en torno a los cincuenta millones de euros. Este año, con todo lo que ha acontecido, es obligado hacer una previsión más baja y calcular un gasto de entre 70 y 80 euros por persona con lo que esperamos una cantidad en torno a los 35 o 40 millones de euros. Ese sería un objetivo reconocible: llegar a esas cifras», indicó consciente de todos los riesgos que asume quien hace predicciones recién comenzada la campaña.

Lo que sí se palpa entre el comercio leonés es un deseo firme de no dejarse vencer por el derrotismo y el pesimismo provocado por la crisis económica, sobrevenida al hilo de la pandemia. Una campaña de Navidad productiva pese a todos los inconvenientes, seguramente ha influido de forma importante en ese talante más firme. «Aunque la temporada ha sido bastante irregular, la verdad es que esperamos que la rebajas se den bien porque la Navidad no se ha dado mal. Todos deseamos que las cosas se vayan normalizando y que funcione todo mejor. Tenemos mucha fe y queremos sacar esto adelante. Y ese estado de ánimo nos hace ver las cosas con más optimismo».


Ángel Martínez en una de sus tiendas de zapatos. JESÚS F. SALVADORES

Para reactivar las compras, los comercios abren con rebajas agresivas que oscilan entre el 20 y el 50% e incluso por encima de ese índice. «Se han puesto grandes descuentos para que la gente se anime y esperamos que funcione. Todos los comercios estamos haciendo un gran esfuerzo con los descuentos y como producto hay mucho, el cliente tendrá seguro donde elegir».

«En muchos casos estamos poniendo precios de derribo pero el fin lo tenemos claro, hay que atraer al consumidor y que los euros no se vayan fuera, si no que se queden en León para generar aquí riqueza y sobre todo puestos de trabajo. El lema está claro: aquí no se rinde nadie», reflexionó contundente el presidente de la Asociación Leonesa de Comercio (Aleco), Javier Menéndez.

Reconoció también que la campaña de promoción en Navidad «ha funcionado» y reforzó la apuesta por un horizonte más esperanzador. «Hemos puesto ahora bastante carne en el asador para impulsar el consumo», señaló al tiempo que puso encima de la mesa otro argumento de peso para sustentar ese moderado optimismo. «Hay bastante dinero guardado».

Menéndez ahondó en esta línea diciendo que si bien los Ertes (Expedientes de Regulación de Empleo Temporal) han pasado factura a miles de leoneses también se da el caso contrario. «Hay muchos que no han sufrido un Erte y que no han ido de vacaciones o han dejado de salir a los bares y a los restaurantes por las restricciones o por el miedo al contagio. Está claro que esa gente tiene cash y que ahora destinan ese dinero a una prenda, unos zapatos, un reloj o unas gafas de sol. La falta de ocio ha dejado también más fondos».


María G. Llamas y su prima Marigel Llamas en Calzedonia. JESÚS F. SALVADORES

Convencido de los beneficios de la economía circular, el presidente de Aleco reconoció estar esperanzado con la llegada de la vacuna «para que León coja de nuevo la velocidad de crucero que necesitamos todos. Y no pienso únicamente en el comercio sino especialmente en la hostelería y los hoteles porque si ellos funcionan significará que funcionamos todos. Y salvar el comercio es salvar a la ciudad de León, porque la industria ni está ni se la espera por desgracia».

Así, con el ánimo de una Navidad productiva, el comercio leonés pobló ayer sus escaparates de grandes de carteles blancos y azules anunciando el tiempo de las rebajas o las ‘Mega Rebajas’ como incluso subrayan algunos. «Al rebufo de las Navidades y los Reyes las ventas se irán manteniendo pero yo más que la cuesta de enero temo a la de febrero», comenta María G. Llamas en su local de Calzedonia a pocos metros de Ordoño en el que trabaja junto a sus compañeras María García y Marigel Llamas. «Las compras de Reyes o para el amigo invisible se siguen haciendo pero ahora en lugar de gastarse cincuenta o sesenta euros el gasto es de 25 o 30», apuntó.

Angel Martínez, responsable de las zapaterías del mismo nombre concedió que la temporada de rebajas siempre tiene un efecto dinamizador en el consumo. «Se ha avivado, eso lo notamos pero no como antes por las circunstancias actuales». Lamentó en todo caso que la pandemia les ha privado de clientes de cierta edad que ahora pasan mucho más tiempo en casa por el temor al contagio. «Nuestra clientela de personas mayores casi ha desaparecido —dijo— porque ahora por desgracia apenas salen».


Los carteles pueblan ya los escaparates de los comercios anunciando las rebajas. JESÚS F. SALVADORES

El comercio lanza las rebajas con el reto de llegar a 40 M€ tras una Navidad favorable
Comentarios