miércoles. 08.02.2023
Del comportamiento y la biología de los insectos no sólo pueden aprenderse claves contra la obesidad, sino que los insectos constituyen por sí mismos un remedio. En México, un equipo de antropólogos ha dado con uno de los más preciados secretos para la buena salud de las poblaciones nativas prehispánicas: incluían insectos en su dieta. La llamada botana (dieta a base de insectos) constituye aún en el país mesoamericano una opción gastronómica: piojos con sal y limón, chinches al guacamole (o «caviar mexicano»), pulgones, hormigas, moscas y escarabajos. El beneficio que los insectos aportarían al organismo no se resume sólo en su nulo aporte de colesterol, sino en la adición de componentes químicos capaces de prevenir y curar enfermedades digestivas, respiratorias, óseas, nerviosas y reumáticas.

Como aliño en la dieta, el secreto de las poblaciones nativas