jueves. 07.07.2022

El Consejo Consultivo de Castilla y León aprobó ayer su memoria anual de 2020, ejercicio en el que vio reducida su actividad como consecuencia de la pandemia de covid-19, tanto en su función consultiva como en la de Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León.

Esta institución autonómica con sede en Zamora emitió el pasado año 458 dictámenes, lo que supuso un 26,36% menos que en 2019, y resolvió 207 recursos contractuales, con un descenso porcentual del 3,72% en esa función, según los datos facilitados el Consultivo.

Por provincias, Valladolid, con 90 dictámenes; Burgos, con 81; León, con 76; y Salamanca, con 74; son las provincias de las que proceden más consultas.

RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL

Respecto a las materias dictaminadas, un año más los asuntos de responsabilidad patrimonial han sido los más numerosos, el 76% del total, la mayor parte de ellos está relacionado con el funcionamiento de los servicios públicos y con el ámbito sanitario.

Los importes solicitados en los expedientes de responsabilidad patrimonial dictaminados superan los 53 millones de euros. En cuanto a los recursos, el 63% de los resueltos eran sobre contratos de servicios, seguidos el número por los de contratos de suministros, que supusieron el 33%.

La suma de los valores estimados de los contratos que se recurrieron en el último año alcanzó 1.430 millones de euros.

La memoria anual la aprobó el pleno de esta institución formado por su presidente, Agustín Sánchez de Vega; el consejero nato Juan Vicente Herrera; y los consejeros electivos, María del Valle Ares y Francisco Ramos. La memoria se presentará próximamente en las Cortes de Castilla y León, tal y como recoge el reglamento de funcionamiento de la institución propia de la Comunidad encargada de velar por la observancia de la Constitución, el Estatuto de Autonomía, el Derecho Europeo y el resto del ordenamiento jurídico.

El Consultivo recibió 76 consultas en León durante el último año