miércoles 19/1/22
Jose Antonio Diez
José Antonio Diez. DL

El alcalde de León, José Antonio Diez, ha denunciado este miércoles que el cierre del centro de menores "El Alba", en esta capital, responde a una decisión "caprichosa" de la Junta de Castilla y León, que en su opinión "sigue con su estrategia de intentar privatizar los servicios públicos".

"Es una comunidad autónoma que apuesta por lo que apuesta, por desmantelar el sector privado y luego, cuando vienen los momentos difíciles, nos acordamos de nuestros servicios públicos, cómo están y en qué situación han quedado", ha declarado a los periodistas.

El alcalde y los procuradores de PSOE, UPL y Podemos en las Cortes de Castilla y León, Nuria Rubio, Luis Mariano Santos y Pablo Fernández, respectivamente, han participado en la concentración que los trabajadores han realizado a las puertas de la Gerencia de Servicios Sociales para pedir que no se cierre este centro de menores.

Diez ha agregado que en pandemia "se ha visto la importancia de los servicios públicos como éste, un servicio que se centra en los menores, en los más desprotegidos", poro que en su opinión la Junta "sigue en su estrategia de intentar privatizar, de quitar competencia a estos centros de acogida".

El alcalde ha transmitido "todo el apoyo de la ciudad" en defensa de "nuestros servicios públicos, de nuestros empleos, de un centro que es referencia y que de una forma caprichosa la Junta quiere desarmar".

"Es intolerable y vamos a estar junto a ellos defendiendo y peleando porque el centro se mantenga abierto", ha añadido.

El presidente del comité de empresa, David Fernández, ha culpado a la Gerencia de Servicios Sociales de no acoger menores en este centro "de forma premeditada" desde hace un año para justificar su cierre.

Fernández ha añadido que detrás de este cierre se esconde una privatización a través de un acuerdo que se ha alcanzado con la congregación religiosa Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, y ha cifrado en cuatro los puestos de trabajo que se han amortizado, además de otros catorce trabajadores que han sido reubicados.

Por su parte, Nuria Rubio se ha comprometido a preguntar en las Cortes regionales por esta situación y ha insistido en que la consejera del área deberá dar explicaciones.

Ha denunciado que a la manifestación no hayan acudido los representantes de los partidos del Gobierno en la Junta de Castilla y León, y se ha dirigido a PP y Cs para que reflexionen sobre "de qué lado quieren estar".

A su vez, Luis Mariano Santos ha calificado de "plan de Cs y PP" la privatización de este centro.

"Entendemos que es un plan en la Junta que va más allá del centro y lo que pretende es privatizar todos los servicios públicos", ha sostenido.

Pablo Fernández, por su parte, ha criticado que en su opinión se desvíen fondos públicos a entidades privadas como esa congregación, y ha pedido a la consejera de Familia, Isabel Blanco, que "rectifique el cierre".

"No es casual que este desmantelamiento, que estas privatizaciones, que esta pérdida de empleo suceda siempre en León, esto forma parte de un plan preconcebido de la Junta de ataque y desprecio constante a la provincia leonesa", ha concluido.

Diez: "La decisión de cerrar el centro es caprichosa"