viernes. 03.02.2023
El líder del PP de Castilla y León critica la falta de concreción de los planes del Plan Oeste

Herrera anima a Carrasco a sacar a la luz los «incumplimientos» de Zapatero

El presidente afirma que no permitirá ningún tipo de «puenteo» en la elaboración de listas
El presidente del Partido Popular en Castilla y León, Juan Vicente Herrera, hizo ayer un «balance de profunda decepción» de las relaciones de la Administración autonómica con el Gobierno central con cuyo máximo responsable, José Luis Rodríguez Zapatero, hay «un diálogo tan fácil como absolutamente improductivo», puesto que, bajo su punto de vista, «el talante hay que trasladarlo a realidades». Herrera, quien presidió el Comité Ejecutivo Regional del PP, afirmó, ante la presencia del centenar de populares que se dio cita en la reunión, que Zapatero «es un pozo sin fondo en sus incumplimientos», momento en el que aludió a la presidenta del PP en León, Isabel Carrasco, a quien hizo un guiño de complicidad para referirse al Plan del Oeste. El líder del PP en la comunidad afirmó que el grado de cumplimiento de este programa es «cero», lo que supone un «escarnio para una tierra que se convierte en desconocida para muchos ministro sdel Gobierno». En concreto, se refirió a la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, a quien la acusó de irresponsable por no entender las quejas de Castilla y León sobre la distribución de fondos de desarrollo rural. Además, denunció que en cada decisión que toma el Ejecutivo central «ignora» a la región, «retrasando compromisos e hipotecándolos», como ocurrió con el traslado de documentos del Archivo de la Guerra Civil, con sede en Salamanca, a Cataluña y con la Autovía del Duero, donde «no se puede entender la parálisis» a la que se ha sometido a esta infraestructura donde usan «la política del perro del hortelano, que ni come ni deja comer». Por lo que respecta al reparto de Fondos Europeos, de Cohesión y Tecnológicos, Herrera recriminó incumplir los pactos y, además, «rebajar luego los fondos comprometidos». Antes de concluir, Herrera adelantó que el PP no va a dejar de utilizar los dos instrumentos que marcan una relación «el diálogo y la exigencia». «Algunos pueden decir que somos complacientes y otros, cuando somos exigentes, que somos radicales. Vamos a seguir usando igual estos instrumentos desde al responsabilidad y de manera preparada para que quede claro que somos reivindicativos pero no radicales», concluyó el líder del PP en Castilla y León. El presidente del PP aseguró también que no permitirá «ningún tipo de puenteo», en alusión al Comité Electoral, sobre la elaboración de las listas, en referencia a los problemas surgidos en el PP de León con las juntas locales de San Andrés y Villaquilambre.

Herrera anima a Carrasco a sacar a la luz los «incumplimientos» de Zapatero