jueves. 07.07.2022
undefined
Un camionero protesta durante la huelga del transporte. EDUARDO PALOMO

La paralización del país a consecuencia de la huelga de transporte ya no es una posibilidad remota, sino bastante real e incluso próxima. El presidente del área de Mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), Carmelo González, reconoció este martes el riesgo de que España se pare esta misma semana.

"No quisiera decirlo, pero, desgraciadamente, sí", se lamentó. Tras nueve días de paro indefinido, las alarmas han saltado en torno a una situación de colapso que día a día se torna cada vez más compleja a consecuencia de las importantes carencias en la cadena de suministros que están ya provocando problemas de abastecimiento de productos básicos. De hecho, ya hay algunos sectores que califican esta situación de "catastrófica" y lanzan un SOS al Gobierno: o esto se soluciona ya o puede producirse un bloqueo en la industria española.

Contagio a otros sectores


Sectores como el transporte y la pesca han parado de forma voluntaria su actividad como medida de protesta, pero el efecto boomerang crece y afecta ya de forma preocupante a la mayor parte de industrias, entre ellas una tan necesaria como la alimentaria. Numerosas empresas y cooperativas han tenido que interrumpir sus procesos de fabricación y se han visto obligadas a cerrar temporalmente sus plantas ante la falta de suministro, como Calvo, Azucarera, Cuétara, Dcoop, JaenCoop, Agrosevilla o fábricas de pienso, mientras que este martes compañías como Danone, Lactalis, Mahou San Miguel o Heineken-Cruzcampo anunciaron que se verán obligadas a hacerlo próximamente, algo que la semana pasada ya advirtió Estrella de Galicia.

Mercedes, Volkswagen, Ford, Michelin, Arcelor, Tubacex, Sidenor... El goteo es incesante y la lista cada vez más gruesa. Incluso Zara está advirtiendo de retrasos en sus entregas a quien compre online. Nadie está a salvo de no verse dañado por esta huelga. 

Danone, la gran empresa láctea que da empleo a 2.000 trabajadores y abastece a más de 13,5 millones de hogares, advirtió hoy que en el plazo máximo de 24 horas se verá obligada a interrumpir de forma temporal su actividad tanto en sus cuatro plantas en España de productos lácteos como en las tres de agua mineral natural.

"De no llegar a un acuerdo en las próximas horas, Danone se verá obligada a tomar la drástica decisión de interrumpir el proceso de recogida de leche y, como consecuencia, el proceso de producción en sus fábricas y posterior traslado de producto terminado a las cadenas de distribución alimentaria. Esto provocará la interrupción de suministro tanto de agua mineral natural como de productos lácteos a nivel nacional", avisó la compañía, que está sufriendo la falta de materias primas esenciales como la leche entera o nata.

Varias multinacionales se suman al goteo de empresas que tendrán que cerrar de forma temporal por falta de suministros

Otra multinacional como Lactalis avisó a su vez de la situación "límite" que se vive en las plantas lácteas debido al paro del transporte, por lo que apeló al "diálogo para no empeorar la situación". Además de la leche y los yogures, la cerveza es otro de los productos que corre el riesgo de desaparecer de las estanterías.

Heineken España avisó también este martes de que si la situación continúa se verá imposibilitada a servir sus productos a comercios, bares y restaurantes, y a aprovisionarse de materias primas, debido a los "violentos" piquetes que impiden las normales operaciones de la compañía.

Trabajan con dificultades

Por su parte, Mahou San Miguel reconoció que están operando "con dificultades".  Desde Faconauto, la patronal de los concesionarios de coches, alertaron de que el paro del transporte está interfiriendo en su actividad, sobre todo en lo referente al suministro de piezas, y está agudizando el retraso generalizado en el aprovisionamiento de vehículos. "Esta situación representa una nueva amenaza en la recuperación del mercado de la automoción, muy afectado ya por la falta de stock y por la incertidumbre del consumidor", denunció la organización.


Otros que se sumaron al grito de alarma fue la patronal de las empresas que suministran los materiales para construcción, rehabilitación y reforma, Andimac, que alertó de que los problemas de desabastecimiento podrían provocar a partir de la próxima semana un parón de las obras. Para evitar el colapso, pide un plan de choque con medidas urgentes para garantizar la circulación en los puntos clave de acopio, lo que implica asegurar el acceso de sus transportistas a fábricas y centros logísticos. 

La industria avisa al Gobierno: "Puede pararse el país"