miércoles. 08.02.2023
undefined
Recreación de cómo quedará y, al lado, imagen actual del camino Ribazo. DL

Por ahí va el Camino que eligen quienes, antes de postrarse ante la tumba del apóstol en Santiago de Compostela, prefieren desviarse para hacer estación en la catedral de San Salvador de Oviedo, en lugar de tomar la ruta de los francos. La costumbre motivó que se bautizara como avenida de Peregrinos a la que nace en la rotonda del Almirante Martín Granizo y muere donde terminó de espurriar la ciudad hacia el norte la urbanización de Eras de Renueva. En ese punto se acaba el asfalto y se adivina la senda por las pisadas. El vacío urbano lo coserá ahora el Ayuntamiento de León, con la ayuda de los fondos de la Unión Europea, con la adecuación del tramo y la construcción de un carril bici que una este último punto con las nuevas edificaciones del entorno del campo de gol y su entrada en el Monte San Isidro. 

Más allá se despide el Camino de San Salvador para continuar Sariegos adelante. Pero hasta esta zona se ejecutará el proyecto previsto para «conectar la ciudad con los espacios verdes que la rodean y promover la vida saludable de los habitantes de León», como publicitan desde el gobierno del Ayuntamiento de la capital leonesa para describir «el objetivo de la rehabilitación del antiguo camino Ribazo.

Las obras, como detallan desde el consistorio, «permitirán acondicionar el trazado de esta senda con la que se conectará la zona urbana de Eras de Renueva con el área forestal del Monte San Isidro». El proyecto, presentado por los técnicos municipales y elegido dentro de la convocatoria de «una de las líneas de subvenciones incluidas en los fondos NextGeneration EU del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia», contará con 120.000 euros para asumir la factura de los trabajos, que se ejecutarán a lo largo del próximo año.

La concesión de la ayuda se justifica por su atención a «acciones destinadas a la promoción de estilos de vida saludable a través de la creación o rehabilitación de entornos saludables». Sobres esta filosofía se apunta una intervención que afectará al «trazado del antiguo camino Ribazo que pasa por la avenida Peregrinos, camino Peregrinos, calle Justino Azcárate y la travesía hacia la carretera de Carbajal de la Legua», como describen desde el Ayuntamiento. En todo este trazado se implantará «arbolado y dar continuidad al recorrido verde peatonal y ciclista hasta conectar la orilla izquierda del río Bernesga con el área forestal del Monte de San Isidro», abundaron.

El plan se distribuirá en cuatro tramos: el que sigue al norte de la avenida Peregrinos, de 375 metros; el del Ribazo, de 610 metros que en la actualidad están sin urbanizar; el que se ajusta a la calle Justino Azcárate, con una longitud de 435 metros; y la travesía de 250 metros hacia la carretera de Carbajal de la Legua que encara la entrada al Monte San Isidro. En todos «se incluirá arbolado, nuevo mobiliario urbano para crear zonas estanciales y, además, se  ha proyectado construir un carril bici dando continuidad a los existentes en la zona», como reseñaron desde el Ayuntamiento.

La rehabilitación del camino permitirá «la conectividad, recuperar zonas infrautilizadas pero de gran potencial, poner en valor el patrimonio a través del conocimiento y recuperación de los caminos rurales, mejorar las condiciones de movilidad de los peatones y ciclistas y contribuir a la sostenibilidad del entorno con la plantación de especies autóctonas», enumeran desde el Ayuntamiento. Con todo esto se favorecerá «la reducción de los efectos de la contaminación y la mejora del bienestar de los habitantes del entorno», reseñaron. 
 

León adecuará la conexión de Eras con el Monte San Isidro