miércoles. 06.07.2022
Transportes

León inicia la semana con cierre de negocios por escasez de suministros

El transporte recupera las marchas lentas mientras la plataforma se reúne con el Gobierno
                      Una de las marchas lentas de camiones. EFE
Una de las marchas lentas de camiones. EFE

León inicia este lunes envuelto en la incertidumbre para muchos negocios, castigados desde hace una semana por la falta de suministro, tras siete jornadas consecutivas de paro y huelga en el sector del transporte.

Las consecuencias del paro crecieron de forma paulatina a lo largo de los últimos días, hasta afectar al abastecimiento de productos de alimentación, sobre todos perecederos, frescos de fruta y verduras, además de pescado y carne. El efecto visual es patente en algunos lineas de supermercados, done escasea la oferta, derivada del recorte de entrada de vehículos que frenaron la reposición desde mediados de la pasada semana.

Hay incidencias notables para muchos profesionales del sector de la distribución y la elaboración de alimentos, que no van a poder seguir con la actividad este lunes por falta de materia prima. Así, panaderías, obradores o pequeños comercios del sector ya a han anunciado que iniciarán la semana con la trapa cerrada.

La mano dura

El Gobierno ofrece fuerza pública a los camioneros que quieran ejercer el derecho a trabajar

Algunos entradores y mayoristas de este tramo de comercio de la alimentación también se han quedado sin género, que deriva en consecuencia de desabastecimiento para sus red de clientes en León: restaurantes, residencias, colegios, e incluso en el hospital o clínicas privadas.

Los transportistas anunciaron el regreso de las marchas lentas, un fenómeno de presión que será simultáneo en varias capitales de provincia españolas, mientras su representantes a nivel nacional, de la plataforma convocante de este paro indefinido, mantienen el primer encuentro con el Gobierno.

Se delegada en la autonomía dedicó las últimas horas a transmitir mensajes de tranquilidad y garantías de actividad de transporte, además de prometer respuestas contundentes y el empleo de la fuerza pública para reprimir cualquier acto de protesta. «Los actos vandálicos», ha dicho, «que ponen en riesgo la seguridad de las personas y que pueden provocar accidentes muy graves, no van a quedar impunes», dijo Virginia Barcones, representante gubernamental. También se refirió al artículo 172 del Código Penal que hace referencia a las coacciones y que, por norma general, se castiga con pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, en función de la gravedad de la coacción o de los medios empleados. La delegada del Gobierno ha recordado que, en este caso, no se puede decir que se esté ante una huelga de trabajadores ni ante un paro general.

Convocados

El paro se acelera hoy con nuevas marchas lentas a la espera del encuentro con el Gobierno

La representante del Gobierno de España pidió a los responsables de las agrupaciones de transportistas que transmitan a sus asociados que se pongan en contacto, por los cauces que se han habilitado a través de las subdelegaciones del Gobierno, o por los que les resulten más rápidos y eficaces en caso de emergencia (091, 062, Alertcops), para que actúen lo más rápidamente posible, indica un comunicado.

A los sectores encargados de la cadena de distribución, la delegada también les ha ofrecido, como ocurrió durante toda la semana pasada, la escolta policial desde el origen hasta el destino de los camiones que transporten estas mercancías. En la reunión del pasado viernes se arbitró la acción directa para la protección de los convoyes.

Durante la semana de paros, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han escoltado a más de 1.500 camiones que han llegado sin problemas a su lugar de destino y han regresado también escoltados al punto de partida.

«Vamos a seguir actuando con contundencia y con proporcionalidad. Si la violencia sigue creciendo también tendrá que ir creciendo en intensidad la actuación de la Guardia Civil y de la Policía, como es obvio, dentro de los parámetros de la legalidad», ha dicho la delegada.

«No es concebible que se arrojen piedras a las lunas de camiones en marcha que puedan acabar en un grave accidente en el que pueden perderse vidas humanas. O que se esparzan ruedas y clavos por las carreteras». Ya hay más de 20 investigados y un detenido en los incidentes.

León inicia la semana con cierre de negocios por escasez de suministros