miércoles. 10.08.2022

León prepara el derribo de las 12 casas que atravesará la Ronda Interior

Las expropiaciones de la segunda fase afectan a 35 vecinos que recibirán compensación económica
undefined
Las casas que quedan en pie darán paso a la Ronda Interior. MARCIANO PÉREZ

Con el solar de la primera fase ocupado por los escombros de la peatonalización de Carreras y la carretera de Los Cubos, el Ayuntamiento de León prepara el avance de las máquinas para completar el derribo de los 12 edificios que quedan en pie. El resto que queda de la manzana formada por las calles Fernando I y Alfonso el Justiciero desaparecerá como muy tarde en otoño para abrir paso a la posterior construcción de la Ronda Interior que desahogará el tráfico desde la plaza del Espolón hasta La Palomera.

El expediente se tramita con un presupuesto base de licitación de 326.034,92 euros, IVA incluido. La factura se sumará a los 151.093,28 euros que se abonaron ya a la anterior empresa por las demoliciones de la primera fase, ejecutada en noviembre del pasado año.

Pero en esta ocasión el encargo de derribo de las doce casas no sólo excede en número a las diez de la vez precedente, sino también en la complejidad de los inmuebles, con más alturas, que deben desaparecer del paisaje urbano y dejar el terreno expedito para el alumbramiento de la nueva vía. En el listado se cita que hay casas, como la del número 4 de Fernando I que data del año 1882, según datos obtenidos de la ficha de Contribución Territorial Urbana, obrante en el Ayuntamiento, en el que se registra además que la del 13 de Alfonso el Justiciero se levantó en 1892, mientras que la más reciente se apunta en 1960.

La piqueta se cebará esta vez con los inmuebles que quedan en pie: desde el número 1 hasta el 12 de Fernando I, con sus correspondientes pares en la calle Alfonso el Justiciero. Los edificios «disponen en muchos de todas o algunas de las instalaciones de fontanería, saneamiento y electricidad», como se avisa en los pliegos de condiciones, en los que se remarca que «todas ellas serán desconectadas de las redes de suministro para evitar daños a las mismas».

Demolición por empuje

Una vez cumplidas estas labores previas, como se abunda en el documento, se estima «adecuada la demolición por empuje», con la utilización para ello de «retroexcavadora que disponga de un alcance superior a la máxima altura de los edificios». «Se considera que esta solución es óptima por economía, rapidez y seguridad, ya que la máquina puede maniobrar fácilmente desde las fachadas para realizar las maniobras necesarias. Asimismo de esta forma se puede combinar la demolición por empuje con el desescombro mecanizado, y la evacuación de los escombros», resuelven los técnicos para calcar el mismo sistema que la vez anterior, cuando a punto estuvo de quedar sepultado el operario de una de las máquinas al caerle encima de la misma una de las casas que había quedó descalzada al derribar la anterior.

Calendario

El Ayuntamiento trabaja para que en verano pueda iniciarse el derribo y a continuación la ronda

El contrato, que cuenta con seis empresas aspirantes, quedará adjudicado en paralelo a las gestiones para la expropiación de los terrenos y los inmuebles, que cada semana avanza con una nueva aprobación en la junta de gobierno. Para hacer frente, el Ayuntamiento de la capital leonesa dispone de una partida de 3,1 millones de euros: 1,4 millones en el presupuesto de 2020 y otros 1,7 millones en 2021, que garantizan los recursos para hacer frente al pago a los propietarios.

Junto a este desembolso, el consistorio debe resolver el desalojo de los 31 vecinos, más otros 4 arrendatarios sin apuntar en el Padrón, que aparecían citados en el expediente instruido por los técnicos municipales. Estos perjudicados no serán ubicados en «una vivienda adecuada a sus necesidades» de propiedad municipal, como se advirtió ya en el comienzo de la actuación, puesto que no hay disponibles. Pero en cambio «el derecho de realojo» se sustituirá «por su equivalente económico», como se cita en el documento que sustenta la tramitación de un expediente que, tras 40 años en el cajón, avanza en el terreno.

Todo el tráfico se desviará por la Palomera

La paralización de la obra en Carreras, ordenada por la comisión de Patrimonio para evitar que se entierren los cubos de la muralla como estaba previsto, puede trastocar los plazos. Aunque desde el Ayuntamiento se mantiene la programación en la que se marca que a finales de verano o, como tarde en otoño, tienen que comenzar los trabajos de la Ronda Interior. Del cumplimiento de este marco temporal depende la consecución del hito fijado por el gobierno municipal: abrir la peatonalización, junto con el vial, en la primavera del próximo año, antes de las elecciones municipales convocadas para finales de mayo.

Como esfuerzo, se prevé que tengan que convivir las dos obras al menos unos meses, lo que condicionará todos los desvíos actuales y obligará a cargar el tráfico por La Palomera. Para lograrlo, el Ayuntamiento deberá reactivar la contratación de las obras de ejecución de la Ronda Interior. El proceso se convocó a finales de diciembre, pero desde febrero, cuando se abrió el sobre con las ofertas técnicas de las seis empresas interesadas, no ha habido más movimientos. El presupuesto base de licitación parte de 1.756.493.69 euros, IVA incluido, que se anotan en las partidas del Plan Edusi, financiado al 50% por la UE.

La desaparición de la manzana dará espacio para un nuevo vial, de 272 metros de longitud y un carril en cada sentido, en lugar de los dos que estaban planeados en un primer momento, que comunique la plaza del Espolón con calle La Palomera para, Monja Etheria mediante, desembocar en la avenida Príncipe de Asturias que comunica con la Ronda Este.

León prepara el derribo de las 12 casas que atravesará la Ronda Interior