jueves. 08.12.2022
                      El informe advierte del encarecimiento para algunos barrios de la proliferación de viviendas turísticas. JESÚS F. SALVADORES
El informe advierte del encarecimiento para algunos barrios de la proliferación de viviendas turísticas. JESÚS F. SALVADORES

León está entre las 20 ciudades del país más afectadas por el crecimiento incontrolado de viviendas de uso turístico, que preocupa a los empresarios del sector hotelero y que está provocando no sólo problemas de habitabilidad en los casos históricos sino conflictos con los vecinos. La capital suma una media de casi 1.900 plazas en este tipo de alojamientos, de los que un 81% se alquilan por pisos completos, un 17% admiten habitaciones privadas y menos de un 3% se comercializan en forma de habitación compartida.

La oferta de apartamentos de uso turístico de la ciudad señala que casi el 27% e las que están en el mercado son estudios y apartamentos con una habitación; un 27,5% de dos habitaciones; algo más de un 12% de tres habitaciones; un 7% de cuatro habitaciones y apenas un 0,8% de cinco o más habitaciones. El resto son alquileres por habitaciones sueltas.

Descontrolado

Las empresas del sector advierten del crecimiento de las viviendas turísticas y de su falta de control

Son algunos de los datos que ofrece el Estudio ReviTUR sobre Principales evidencias de los efectos del resurgir de las viviendas turísticas en las ciudades españolas y recomendaciones para su tratamiento, que ayer publicó Exceltur, la asociación que engloba a todas las empresas de la cadena de valor del sector turístico.

Esta agrupación «defiende el crecimiento turístico que se base en una mejora de los ingresos y márgenes empresariales, de forma que permitan crear más y mejor empleo». Y hace un llamamiento a «apostar por la inversión en productos con capacidad para atraer a los turistas más interesantes por su mayor contribución económica».

Sin embargo, «en algunos destinos lo que parece es que se ha superado la capacidad de viviendas turísticas puestas en el mercado, bien desde la sostenibilidad de los recursos ambientales o bien por su repercusión en la sociedad civil». Y todo ello «sin que los ingresos que generan redunden en una mejora de la calidad de vida».

Exceltur recuerda que las restricciones de la pandemia supusieron un duro golpe también para este apartado del sector turístico, y advierte de que «sería un error volver al mercado previo a la pandemia». Un mercado que «estaba basado en un modelo de crecimiento desbordante, que atendía a una mayor afluencia de turistas con un menor gasto». Y un movimiento urbanístico que generaba una creciente contestación ciudadana.

Crecimiento desorbitado

De hecho, en 2019 se registró «un crecimiento desorbitado de conversión de viviendas en alojamientos turísticos». Exceltur «defiende que las viviendas de uso turístico tienen un papel complementario al resto de las tipologías alojativas, pero deben responder como las demás a la ordenación como actividades económicas». Aunque, admiten, «la realidad es que hay muchas dificultades para hacer que las viviendas turísticas cumplan esta ordenación».

Los profesionales turísticos alertan contra «el riesgo de desbordamiento por el crecimiento descontrolado de viviendas turísiticas», que amenaza «la deseada recuperación, uno de los principales retos para muchos destinos españoles». Y señalan que falta «un marco normativo a nivel país que regule sus aspectos básicos, dote de seguridad jurídica y ayude a eliminar la alta litigiosidad».

Las seis ciudades más afectadas

Exceltur y los ayuntamientos de Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, San Sebastián y Valencia (las seis ciudades más afectadas por el crecimiento de las viviendas turísticas) apelan al Gobierno central a regularlas. El presidente de Exceltur, Gabriel Escarrer, apeló ayer en la presentación del informe a «controlar el desmadre de los últimos años», ya que en una década las plazas en destinos urbanos se han doblado, desde 347.000 en 2010 a casi 790.000 en 2019.

Por ello, piden una regulación clara sobre este segmento por parte del Gobierno central. La regulación debería centrarse en establecer con claridad la delimitación de la actividad turística en vivienda y el diseño de un contrato específico que delimite los derechos y deberes de los sujetos que intervienen. Se deberían regular también las plataformas que comercializan estas viviendas y reforzar el papel de las comunidades de vecinos para que puedan pedir una permiso previo por mayoría cualificada.

Exceltur considera que la próxima presidencia española de la UE debería aprovecharse para impulsar esta regulación porque el fenómeno se está produciendo con la misma intensidad en toda el continente.

La vivienda turística extingue la zona monumental de León
Comentarios