sábado 26/9/20

Los recortes por el virus reducen el coste del bus urbano pese a no cobrarse billete

El déficit, con solo el 25% de los servicios y el Erte laboral, suma aún 222.000€ mensuales
En la actualidad funcionan ya el 55% de los servicios y todas las líneas, salvo la 3. JESÚS F. SALVADORES
En la actualidad funcionan ya el 55% de los servicios y todas las líneas, salvo la 3. JESÚS F. SALVADORES

No se cobra billete desde el 16 de marzo, pero en cambio ha bajado el déficit de explotación de los autobuses urbanos de León. La reducción de los servicios, cuya factura se calcula en función del número de kilómetros recorridos y de las horas en funcionamiento de los vehículos, hace que el Ayuntamiento de la capital leonesa deje la partida contenida bajo la denominación de «subvención» en 222.000 euros mensuales. La cifra, correspondiente a abril, supone una bajada con respecto a los 359.000 euros que se anotaron como desfase entre el coste y el billetaje ingresado en enero, aunque a su vez se circunscribe en un contexto en el que apenas se realizaron un 25% de las circulaciones en las 13 líneas que cubren el mapa del municipio.

Pese a esta situación, la empresa concesionaria, Alesa, perteneciente al grupo Alsa, ya ha trasladado al Ayuntamiento de León su intención de reclamar el equilibrio financiero. No hay todavía un documento en el que se argumenten los daños sobre el que se hayan puesto a trabajar, de acuerdo al contrato de prestación de servicios, pero los responsables municipales ya se preparan para afrontar la petición de la sociedad privada, que mantiene dentro de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) a los conductores.

A la espera de que se concreten ñas posiciones de cada una de las partes, el Ayuntamiento anota ya un déficit de 1,2 millones de euros en el primer cuatrimestre del año. El contrato establece que la administración municipal debe cubrir el desfase que se produzca entre la prestación de los servicios, que ronda los 7 millones de euros, y los ingresos que se producen por los billetes y bonobuses que se venden, que están en 3 millones de euros. Como resultado, el consistorio de la capital leonesa asume 4,2 millones de euros como concepto de «subvención» para que se mantengan en funcionamiento los autobuses de color rojo que cubren los itinerarios de la ciudad, así como de las pedanías de Armunia, Trobajo del Cerecedo y Oteruelo de la Valdoncina.

La cantidad final se ajustará a las decisiones que se adopten en las próximas semanas. A mayores de la reclamación del equilibrio financiero promovida por la empresa, habrá que tener en cuenta el restablecimiento de los servicios. Por ahora, los responsables municipales optaron por hacer que, con la entrada en fase 1 del municipio el pasado 25 de mayo, se aumentaran los servicios al 55%. No será el último incremento que se produzca para atender a las reivindicaciones de los ciudadanos, que insisten en la recuperación de frecuencias, aunque el consistorio todavía no ha confirmado que vayan a llevarse a cabo a partir del asentamiento en la fase 3 el próximo lunes.

Para entonces se conocerá además si se opta por volver a cobrar los 1,20 euros del billete, aunque desde el consistorio avanzaron durante la crisis su intención de mantener la gratuidad hasta que acabe el estado de alarma. Los cálculos contarán con el aumento paulatino de la factura por kilómetros y horas, que ya al cierre de junio se estima que supere los 400.000 euros, aún por debajo de los 617.000 euros que se liquidaron en enero, antes de descontar los 251.000 euros del billetaje de ese mes y los 6.000 euros de la publicidad.

Los recortes por el virus reducen el coste del bus urbano pese a no cobrarse billete