domingo 22/5/22
Niños Villablino
Los menores en las instalaciones del Pozo María, cerrado hace 22 años, y actualmente propiedad de la Junta de Castilla y León. MARCIANO PÉREZ

El concejal de Cultura y Deportes de Villablino, José Luis Saavedra, paseó ayer a una veintena de niños del colegio Generación del 27 por las instalaciones del interior del Pozo María, una mina en estado de abandono, cerrada hace 22 años, y titularidad de la Junta de Castilla y León, administración a la que el Ayuntamiento lacianiego no pidió permiso para acceder al recinto minero.

La actividad, organizada por el centro escolar, consistía en realizar una marcha con los escolares en recuerdo de la Marcha Negra, de la que se acaban de cumplir 30 años. En concreto, los alumnos, pertenecientes a los cursos de 5º y 6º de Primaria, partieron del centro escolar a través de la Vía Verde en dirección al Pozo María, como emblema de aquella movilización histórica.

La comitiva escolar llegó al recinto en torno a las 10.30, donde les estaba esperando Saavedra para hablarles del sector minero. El edil activó la sirena del pozo y les explicó que este ruido se activaba en los cambios de relevo o turno de trabajo o bien cuando surgía un accidente dentro de la mina. Y tras ello, el grupo accedió al recinto exterior de las instalaciones, donde el concejal imparte algunas explicaciones a los estudiantes sobre las instalaciones mineras. Al concluir, el concejal invitó a los escolares a entrar en los cuartos de aseo, las oficinas y el sótano, donde se encuentra el archivo minero, lugar al que tuvieron que acceder por las escaleras iluminados tan solo por la linterna de los móviles.

Fuentes de la Fundación Patrimonio Natural, dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y propietaria del Pozo María, señalaron ayer el Ayuntamiento no había pedido permiso para que los escolares pudieran visitar las instalaciones auxiliares ni para acceder al recinto, «ni siquiera una llamada telefónica». De hecho, el consistorio se escudó ante la fundación alegando que desde el colegio tan sólo tenían previsto una ruta por la Vía Verde y que, una vez que llegan a la altura del Pozo María, fue una maestra la que propuso poder entrar en el recinto, por lo que se pusieron en contacto con el consistorio y el concejal accedió a abrir las puertas. «Nos dicen que estuvieron en el recinto pero no dentro de las instalaciones auxiliares», afirman desde la fundación, a pesar de que las fotografías de la actividad escolar tomadas por el Diario de León y los padres y madres presentes en el evento dejan en evidencia lo contrario.

Un edil de Villablino pasea por una mina abandonada a una veintena de escolares
Comentarios