viernes 24.01.2020

La fiscal superior de Asturias no cree que se pueda reabrir el caso de Sheila

Estima que en las primeras investigaciones faltaron «una serie de diligencias»
La hermana de Sheila Barrero sostiene una fotografía suya. JESÚS F. SALVADORES
La hermana de Sheila Barrero sostiene una fotografía suya. JESÚS F. SALVADORES

La fiscal superior de Asturias, Esther Fernández, se refirió ayer al caso del crimen de Sheila Barrero, la joven que fue asesinada en su coche en enero de 2004. Tras recordar que ella no ocupaba el cargo de Fiscal Superior en aquella fecha, Fernández admitió que en las primeras investigaciones «faltaron una serie de diligencias» y que desconoce los motivos. Fernández indicó que ella ha estudiado el caso y que no ve que se pueda reabrir la causa, si bien aún es posible dado que existe una acusación particular y todavía cabe recurso a la Audiencia Provincial.

«Yo entonces no estaba», indicó cuando fue preguntada sobre los presuntos fallos que se habrían producido en la primera investigación, para añadir a continuación que después de 13 años «las pruebas se degradan y ya no es lo mismo». «No sé los resultados si en aquel momento se hubieran podido hacer las cosas con la tecnología y los medios que hay ahora», concluyó.

Los nuevos avances técnicos no han podido determinar ningún avance para resolver el crimen

A Sheila Barrero la encontraron muerta en el puerto de Cerredo, en Degaña, en la vertiente asturiana en enero de 2004 en el interior de su coche con un balazo en la cabeza. La mataron de madrugada, cuando volvía a su casa de Degaña desde Villablino, donde trabajaba como camarera en un bar de copas todos los fines de semana.

Los investigadores decidieron imputar en su día a su exnovio. Sin embargo, el Juzgado de Instrucción de Cangas del Narcea y posteriormente la Audiencia Provincial decidieron archivar el asunto por falta de pruebas en 2008.

El caso se reabrió en 2015 ante la posibilidad de que los nuevos avances técnicos pudieran aportar luz sobre lo ocurrido. Fiscalía solicitó la práctica de nuevas diligencias, con declaraciones de peritos que tuvieron lugar en el mes de octubre.

Finalmente, la Fiscalía del Principado de Asturias terminó solicitando al Juzgado de Instrucción nº 1 de Cangas del Narcea el sobreseimiento provisional de la causa, al considerar que esas diligencias no permiten realizar una acusación formal contra ninguna persona en concreto.

La fiscal superior de Asturias no cree que se pueda reabrir el caso de Sheila